¿Y ahora qué hacemos con las cláusulas suelo?

José María Sánchez Cañabate · Almería

250117

No es sencillo abordar el tema de los bancos, en España y en el resto del mundo. Los bancos son unas entidades que tradicionalmente han vivido de prestar dinero a sus clientes y cobrarles un interés, pero que poco a poco fueron engrandeciendo de manera radical sus estructuras, hasta llegar a verse obligados a cobrar prácticamente por respirar el aire de sus oficinas.

Aquellos bancos en los que los bondadosos jubilados pasaban la mañana charlando cobre la vida con su bancario de cabecera pasaron a la historia.  Ahora, si quieres dinero debes acudir al cajero, si has de hacer una transferencia y que no te cobren es obligatorio hacerlo todo vía Internet y si aspiras a que te manden a casa los justificantes de tus operaciones, prepárate el cuerpo… o la cuenta, porque las comisiones van a volar.

Lo peor de los bancos es que han ido escondiendo tras toneladas de letra pequeña las barrabasadas que les hacen a sus clientes, como por ejemplo, a la hora de inflarte de productos cada vez que les pides cinco duros: seguros de hogar, de vida, planes de pensiones y otros productos varios que ni necesitamos ni queremos, pero que firmamos religiosamente, obnubilados por el brillo de la pasta que nos acaban de prestar.

Una de las últimas fue esto de las cláusulas suelo, sobre lo que ahora acabamos de saber que Cajamar ha provisionado 200 kilos de billetes para responder a las reclamaciones para las que se está preparando.

Ahora a los bancos les toca apoquinar, pero cuidado, que no es ninguna tragedia, que en realidad lo único que van a hacer es devolver lo que se llevaron indebidamente; bueno, devolver una parte pequeña, ya veréis, la parte que los españolitos más avezados y atrevidos les vamos a reclamar. Porque la parte que nadie les reclame, ésa se la van a quedar ellos.

Y, la verdad, hacen bien: no hacen sino lo que la le ley les permite; y lo que les va a seguir permitiendo. Porque en este país, como en casi todos, los bancos juegan a todo con una impunidad que no es fácil encontrar en otros sectores.

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>