Y ahora, Operación Poniente

José María Sánchez Cañabate · Almería

 281014

Si no me equivoco, en la corta historia que aún tiene Almería Al Día, no hemos opinado nunca acerca de la Operación Poniente, no porque ésta no tenga importancia, sino porque ésta ha estado soterrada y muda desde que salimos a la luz pública.

Aún no hemos cumplido un año como medio de comunicación, información y opinión, mientras que la Operación Poniente, la más importante contra la presunta corrupción llevada a cabo en la provincia de Almería en toda su historia, va a cumplir cinco años. En este tiempo, el foto mediático ha ido perdiendo intensidad en su iluminación de este caso, que empezó suscitando la atención mediática de toda España y ahora prácticamente ya está olvidado para mucha gente.

En cambio, todo apunta a que de aquí a final de año se reavivarán las ascuas del caso, puesto que su larga instrucción va a entrar en fase de juicio oral, que además es la parte más vistosa, noticiable y mediática de los procesos judiciales.

Ayer en La Voz de Almería podíamos leer el anuncio de que el juicio se acerca y, por tanto, de que los Juan Enciso, José Alemán y compañía van a volver al primer plano de la actualidad almeriense en pocas semanas.

Atrás habrán quedado, como digo, cinco largos años de instrucción judicial, lo cual nos parece una gran vergüenza, porque ello significa ni más ni menos que seguimos viviendo en un país en el que una persona o una serie de personas pueden ser sospechosos durante un lustro, con lo que ello conlleva.

Si pasado ese largo tiempo, los acusados terminan siendo estimados inocentes, habrán perdido un largo período de sus vidas con la acusación sobre sus cabezas, con todo lo que ello supone en el día a día y en el desgaste de sus figuras públicas; si son declarados culpables, habrán pasado cinco años en una condición que no merecían, la de sospechosos.

Cuesta trabajo entender cómo en un país que se cree y se dice civilizado, un proceso judicial puede extender durante tan largo tiempo. ¿Desidia, falta de recursos, excesiva burocratización, males estructurales? No sabemos la razón a ciencia cierta, pero lo que sí sabemos es que da mucha vergüenza hablar en público o en privado del sistema judicial español, cuando pasan estas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>