Tenemos un problema con el vandalismo

Tomás López · Almería

070817

Si un concejal del Ayuntamiento de Almería lamenta la falta de civismo de la gente, después de ver cómo han dejado algunos imbéciles los servicios de playa y las barandillas de los paseos marítimos, indudablemente tenemos un problema y grave.

Si el Ayuntamiento de Almería manifiesta de esta manera tan palmaria la incapacidad para controlar la actuación de estos energúmenos en unas instalaciones tan localizadas como son los servicios que se instalan en las playas, está claro que no podemos aspirar a que no pinten las paredes, no arranquen los dedos y las cabezas a las estatuas o no quemen contenedores en cualquier rincón de la ciudad.

Ya lo hemos comentado en numerosas ocasiones: el problema es grave, multidisciplinar y además muy difícil de solucionar, porque colocar un policía en cada esquina es algo impensable y, de otra manera, no se puede asegurar que se controle la seguridad de estas dotaciones públicas.

La educación debería jugar un papel fundamental en este tema, pero claro, si dependemos de un sistema educativo en el que no se enseña absolutamente nada, en el que nada se exige, en el que se ha desprovisto al profesor de cualquier tipo de autoridad y en el que pasar de curso es un mero trámite para el que no hace falta ningún mérito, poco podemos esperar.

Luego está la concienciación ciudadana. Pero claro, si es el vecino de a pie el que recibe toda la responsabilidad de delatar a los salvajes que se lo cargan todo, tampoco podemos esperar demasiado, primero porque la gente no quiere complicarse la vida y segundo porque tampoco parece la solución más efectiva.

Luego está la ley, absolutamente benevolente y permisiva con quienes nos hacen gastar millones de euros cada año en reparar lo que ellos rompen. Por decirlo genéricamente, maltratar el mobiliario público y urbano sale gratis; vamos, que esta gente no tiene ningún miedo a lo que les puede pasar si les pillan. Obviamente, para mejorar en este aspecto, las penas y multas deben ser mucho mayores de lo que son actualmente.

Y luego está la vigilancia. Si un Ayuntamiento no es capaz de poner vigilancia sobre algo tan puntual como los servicios públicos de las playas, que hay están en únicamente cuatro o cinco puntos, colocando cámaras, alarmas o lo que sea, entonces definitivamente el problema no se va a arreglar nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>