Siempre el castigo a las empresas

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 210217

Leemos hoy en la prensa que hay 32 empresas que están en el punto de mira de la administración por su alta siniestralidad laboral. El reportaje es de Noticias de Almería y añade que en 2016 se incrementaron los siniestros laborales con baja médica en un 10.8%, la mayoría de ellos de los tipificados como leves.

Los graves, en cambio, han bajado en un 15%, salvo los mortales, que han pasado de ocho a catorce, aunque de ellos, tres han sido por infartos, nueve por accidentes de tráficos y el resto, dos, por caídas y aplastamiento.

Las primeras conclusiones que extraemos es que, en realidad, los accidentes importantes han bajado, que los mortales han subido pero sólo debido a los muchos accidentes de tráfico, en los que poca o ninguna culpa pueden tener las empresas; y que se han incrementado los leves, de los cuales estaría bien cuántos de ellos son meras excusas de los trabajadores, en connivencia con los servicios de salud, para coger apetitosas bajas de ésas que sirven para quedarse uno en casita en los días de frío y viento.

Ésa es la conclusión de un analista económico. La de la administración es que las empresas son mala gente, que tienen explotados a sus trabajadores y que no los cuidan ni evitan el riesgo de accidentes. Más o menos es lo que dice el delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta en Almería, Miguel Ángel Tortosa, quien ha manifestado que “tenemos que seguir incidiendo en la necesidad de que todos los agentes implicados en la mejora de la salud y seguridad laboral trabajemos conjuntamente para extender la cultura preventiva y garantizar la seguridad de nuestros trabajadores”; y ha añadido que la Junta “promueve que las empresas no se queden en el mero cumplimiento de la ley sino que asuman en su conjunto la mejora de las condiciones de trabajo, la seguridad y la salud como valores para aumentar su productividad y responsabilidad social, con herramientas, ayudas y asesoramiento para apoyar la I+D en seguridad y salud laboral, la formación de trabajadores, empresarios, mandos intermedios y profesionales de la salud y la prevención, y la extensión de la cultura preventiva en toda la sociedad”.

Lo vamos a decir de otra manera: que es la empresa la que tiene que correr con todos los gastos de que los trabajadores eviten riesgos, en muchas ocasiones, incluso por encima de la voluntad de los propios trabajadores.

¿O es que no hemos visto nunca a obreros que, por su cuenta y riesgo, trabajan sin casco, sin protección o sin sujeciones, teniéndolas al lado y dejándolas de usar simplemente por estar más cómodos? ¿Y de eso también tienen la culpa las empresas?

Vivimos en una sociedad en la que la empresa es culpable de todo y el trabajador inocente. Y posiblemente ahí resida uno de los más importantes problemas que imposibilitan que la economía avance.

Nuestra administración castiga siempre a la empresa, al motor de nuestra economía, al instrumento que tiene en su mano dinamizar nuestra sociedad. Así, sinceramente, es muy complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>