Salvemos Mojácar: éstos son los jueces; si no le gustan, tengo otros

José María Sánchez Cañabate  · Almería

250614

Decía Groucho Marx aquello de “éstos son mis principios; si no le gustan, tengo otros”. Más allá de las genialidades de este maestro del humor, la ironía y la vida en general, resulta curioso ver cómo existen personas y organizaciones que aplican esta filosofía sobre la que el mayor de los Marx ironizaba, a diferentes ámbitos de la vida.

Ayer leíamos la noticia de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía había dictado resolución en contra de la recusación de los jueces que han de decidir sobre la licencia que en su día se concedió al Hotel del Algarrobico, que había sido solicitada por la asociación ‘Salvemos Mojácar’.

El argumento de esta asociación para solicitar la recusación de dos de los tres magistrados encargados de juzgar el asunto se basa en la querella presentada contra ellos que, por cierto, no ha desembocado en procedimiento penal alguno de momento. Por tanto, cabe pensar que los señores de Salvemos Mojácar piensan que con presentar querella contra un juez que no sea de su agrado, basta para pedir su recusación, en lo que supone una clara aplicación del mencionado principio de Groucho Marx, en este caso a la vida judicial.

El razonamiento es el siguiente: si uno tiene una causa pendiente y ésta es entregada para ser juzgada a un magistrado que no me gusta, presento una querella y, acto seguido, una petición de recusación.

Podemos pensar que, si este tipo de argumento fuera aceptado, sería fácil paralizar todo el sistema judicial, puesto que cualquiera puede presentar una querella contra quien quiera y, acto seguido, una petición de recusación contra el juez que no queramos que juzgue nuestro caso.

Afortunadamente, el sistema judicial español, con sus fallos y sus problemas, todavía reúne algo más de solvencia y seriedad que todo esto y, por tanto, el proceso para dilucidar si fue o no correcta la licencia concedida en su día a Azata del Sol para la construcción del Hotel del Algarrobico seguirá adelante, más allá de peticiones extravagantes a nuestra estructura jurídica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>