Rogelio Mena, candidato imputado

Álvaro Fuentes Soler  · Almería

 191214

A estas alturas, el hecho de que un alcalde imputado se presente a la reelección nos parece un síntoma de que existen y se cumplen las garantías democráticas que, al menos en la teoría, rigen en este país. Alguien puede pensar que se me ha ido la cabeza, pero me voy a explicar.

Desde Almería Al Día, llevamos bastante tiempo intentando poner en valor la presunción de inocencia y defendiendo el derecho de las personas a hacer una vida normal hasta que un juez no las declara culpable.

El erróneo concepto de lo que es un cargo público en este país, que en lugar de estar considerado un compromiso de trabajo por la sociedad está visto como un privilegio, hace que la sociedad reclame la dimisión de los políticos por el mero hecho de estar imputados, es decir, por el hecho de que un juez tenga una sospecha de que puedan haberse conducido de manera ilegal.

Sin embargo, nuestra opinión es que la ciudadanía debería defender que los representantes que ha elegido para las instituciones cumplan el mandato que tienen encomendado por los propios ciudadanos, hasta que no sean declarados culpables.

Así, por ejemplo, el hecho de que un político imputado en un presunto delito contra los derechos cívicos, como lo está el alcalde de Albox, Rogelio Mena, haya recibido el apoyo de su partido y de sus compañeros para presentarse a la reelección significa que aún se respeta su presunción de inocencia, que es un derecho que tenemos todos.

No tengo ni la más remota idea de su Mena resultará o no culpable del delito del que se le acusa, pero lo que sí sé es que, de momento y hasta que no se demuestre lo contrario, es inocente. Y en una sociedad que pretende estar sana y que respete los derechos que a sí misma se ha dado, es fundamental que quien es inocente tenga todo el derecho del mundo a presentarse o a conservar un cargo para el que ha sido escogido.

Y luego, si se demuestra su culpabilidad, habrá de rendir cuentas con la justicia, que deberá caer sobre él con todo su peso, ni más ni menos que con el mismo con el que recae sobre el resto de ciudadanos.

Así pues, de momento y a la espera de la resolución judicial, nuestra enhorabuena al PSOE de Albox, por haberse mostrado maduro en cuanto al respeto a la ley y a los derechos de las personas. Por cierto, que el propio PSOE, pero en la Diputación, debería aplicarse el mismo cuento, cuando pide la dimisión de Gabriel Amat en la Diputación. ¿O no es lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>