Refugios de la Guerra Civil

José María Sánchez Cañabate · Almería

 200217

Leo con interés y entusiasmo que las obras de remodelación y re-musealización de los Refugios de la Guerra Civil permitirá que se realicen visitas individuales.

Realmente, me importa bastante poco que se puedan hacer o no visitas individuales, aunque no deja de ser una opción que puede resultar interesante. Lo que sí me parece muy sustancioso es que se remodelen, que se trabaje en ese importantísimo recurso turístico y en ese inigualable testimonio patrimonial e histórico de nuestra tierra y, sobre todo, que todo eso se haga para algo.

Almería tiene abiertos los refugios desde hace más de una década y, la verdad, el aprovechamiento de los mismos ha sido más bien escaso. Escuché una vez decir que es realmente el único recurso turístico diferencial en Almería: tenemos una magnífica Alcazaba, pero no es única; tenemos un clima espectacular, pero no es único; tenemos una playa impresionante, pero las hay en más sitios. Pero como los refugios de Almería no hay otros en España. Y eso hay que explotarlo.

Pero además de explotarlo, lo que hay que hacer es venderlo, promocionarlo, hacer de nuestros refugios un motivo suficiente para visitar Almería y, de paso, disfrutar de nuestro clima, nuestras playas, nuestro sol, nuestra Alcazaba y nuestra gastronomía.

Y siento tener que decir que los refugios no han sido promocionados con toda la intensidad, con los recursos que se merecen. En mi opinión, los Refugios deberían ser el principal motivo para visitar Almería. Y para ello hay que contar su historia, explicarlos por dentro y por fuera y montar a su alrededor una auténtica industria turística: con empresas, con material promocional, bares y tiendas que hablen de ellos y con todo un aparato mediático y promocional para que toda Europa sepa que en Almería tenemos, bajo tierra, el mejor testimonio de lo que fueron los horrores de la Guerra Civil Española.

En Toledo, por ejemplo, hay montada una recreación de la resistencia en El Alcázar, reproduciendo incluso el despacho del General Moscardó. Todo el mundo sabe lo que fueron aquellos momentos de la Guerra, pero no dejó de ser un episodio. Los bombardeos y los refugios son un símbolo de toda la Guerra. Además de remodelarlos, debemos remodelar también nuestra manera de promocionarlos.

Hay que invertir en los Refugios… y sobre todo también en su promoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>