Ramón y Susana

Tomás López · Almería

171215 2

“Susana, ¿Por qué no quieres conocer a Ramón?”. La frase, que bien podría formar parte de una conversación entre quinceañeros en el ‘insti’, era ayer un titular de periódico en La Voz. Un titular que resumía la comparecencia de la portavoz del Ayuntamiento de Almería, María Vázquez, ante los medios, para explicar que hace quince días el nuevo alcalde de Almería pidió cita a la presidenta de la Junta para tratar los asuntos más importantes que afectan a la ciudad y a ambas administraciones y ésta aún no le ha respondido.

Sinceramente, sigo pensando que la política lleva un ritmo de decaimiento y descrédito que no había visto nunca antes. No sé si será por los bajos sueldos de los políticos, ínfimos en comparación con los de los grandes profesionales en importantes empresas, o por la pérdida de nivel generalizado en la sociedad, pero el caso es que antaño este tipo de cosas se resolvían de otra manera, no haciendo perder el tiempo a los medios de comunicación para explicar quién ha sido el que ha pellizcado primero al otro en la fila del patio.

Indudablemente, en el asunto, si es tal como lo cuenta el PP de la capital, subyace una falta de respeto institucional de la presidenta de la Junta de Andalucía, hacia el primer edil de una de las ocho capitales de su comunidad. A nadie se le escapa que si el alcalde de Almería fuera de su mismo partido y le hubiera pedido cita, obviamente al menos le habría respondido, aunque lo más probable es que ya lo habría recibido o incluso lo habría visitado. Ello se agrava incluso teniendo en cuenta que, desde la petición de cita, Díaz ha visitado Almería en varias ocasiones y no se ha preocupado ni tan siquiera de realizar una visita de cortesía al Ayuntamiento capitalino.

Es la vaina de los partidos, el problema que tienen: que no entienden que representan a los ciudadanos que los han votado y no a unas siglas o a una bandera. Así pues, el alcalde de Almería tiene razones para estar enfadado por la falta de respuesta institucional.

No obstante, entiendo que un alcalde enviando ante la prensa a su portavoz para que llore un poco en voz alta porque la presidenta de la Junta no lo recibe ni le contesta a las cartas no es una figura demasiado edificante, demasiado honrosa.

Ignoro qué hubiera hecho yo, de ser alcalde, cargo que por cierto me queda muy lejano. Pero sin duda que no habría ordenado que mi portavoz convocase a los medios para tal finalidad. Los medios, entre otras cosas, se merecen un respeto y no que les hagan perder el tiempo con las peleíllas de los partidos trasladadas a las instituciones.

Como almeriense, creo que Susana Díaz debe tratar con más respeto al Ayuntamiento de Almería, si es que no lo está haciendo tal y como cuenta el equipo de gobierno municipal; y creo que el consistorio debe centrar esfuerzos en cosas importantes y en tratar de conseguir sus objetivos, más allá de politizar los medios de esta forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>