Ramón, alcalde

José María Sánchez Cañabate · Almería

301115

Yo no sé vosotros, pero yo estoy como un poco raro, un poco como el que no sabe muy bien qué es lo que ha pasado, como todavía sin asumir bien que Almería ha cambiado de alcalde, así porque sí. La realidad es que Luis Rogelio ha dejado de ser alcalde de Almería, a pesar de haber sido el más votado, porque un señor de Sevilla ha dicho aquello de ‘un hombre, un cargo’, con lo que estamos muy de acuerdo, por cierto, pero también pensamos que esas cosas hay que pensarlas antes de presentar un alcalde para que luego nos dure seis meses.

Y todo esto lo decimos a pesar de que pensamos que Ramón Fernández-Pacheco puede ser un gran alcalde, a poco que se haga con el cargo, que se acostumbre a mandar y haga de su carácter negociador y abierto un valor y no un peligro.

El sábado juró el cargo en el Auditorio Maestro Padilla, escenario de sus primeros pasos como concejal, que lo fue de Cultura. Ramón da un determinado perfil de alcalde, de hombre de equipo, capaz de convencer más que de mandar. Lo primero que tendrá que hacer es reestructurar su equipo, ya que difícilmente va a poder seguir siendo concejal de Urbanismo y por ahí habrá de comenzar su reestructuración del plantel de concejales.

Al menos de aquí a tres años, habrá de dirigir un equipo de concejales no confeccionado por él sino por su antecesor, con los problemas y el reto que ello puede suponer. Hay quien pagaría por estar en esas reuniones de equipo de gobierno y comprobar cómo cambia la relación de compañero a compañero y pasa a ser de alcalde-jefe a concejal subordinado.

Ha dicho, el nuevo alcalde, entre otras muchas cosas, que espera conseguir sobre él los testimonios de cariño que él recibe de su abuelo, que ocupó el mismo cargo que él ostenta ahora. Lo hizo empuñando el bastón de mando de la ciudad, en mitad de una ceremonia emocionante y que hacía tiempo que no se vivía en Almería, ya que Luis Rogelio ha repetido ceremonia en los últimos doce años.

Al margen de las colecciones de fotos que hemos sufrido en las redes sociales sin compasión, a partir de ahora hay gran expectación por ver cuáles son las primeras medidas como alcalde. Los socialistas le acusan, a él y a su antecesor, de paralizar la ciudad con este tiempo de interinidad. Sea o no así, ahora ya no habrá excusa: el nuevo alcalde debe empezar a imprimir su estilo a la política municipal.

De momento, todo sigue igual, como si el único cambio fuera el de la cara que sale en las fotos. Ayer, los medios recibíamos fotos de su visita a un centro social. En el mensaje ponía ‘visita del alcalde’ y la verdad es que impactaba ver luego en las fotos a Fernández-Pacheco en lugar de a Rodríguez-Comendador.

Pero el tiempo de las decisiones no puede esperar. Hay mucho que hacer, un programa electoral que poner en marcha y temas candentes que resolver. De momento ha hablado de trabajo de relación y negociación con las administraciones, independientemente de su color político. Habrá que ver cómo es esa relación con la Junta, por ejemplo.

En todo caso, ha comenzado una nueva era. La ‘era Ramón’ en el Ayuntamiento. Y los que vivimos de esto de escribir sobre lo que pasa, estamos ilusionados e impacientes por ver qué y cómo lo tenemos que contar. Veremos.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>