Que tiemble Málaga

Tomás López · Almería

211116

Acabó el Festival Internacional de Cine de Almería; una brutalidad de festival, un trabajado enorme, un gigante que vincula diferentes ámbitos y propuestas, diferentes áreas relacionadas con el séptimo arte y todas ellas ejecutadas a la perfección.

José Coronado, vamos, cualquier cosa, fue el encargado de poner la guinda a una tarta que comenzaba a cocinar Catherine Deneuve, otra qué tal. Y en sus palabras, las de Coronado, destaca una frase por encima de todas: “Que tiemble el Festival de Málaga”.

Le ha puesto Coronado tinta a la frase que todos los almerienses llevamos en la cabeza: ya está bien de que la tierra del cine por excelencia en España, Almería, esté a la sombra de otras en las que apenas se ha llegado a filmar un anuncio de champú.

No sólo es legítimo, sino por supuesto natural, que ciudades como San Sebastián o Málaga trabajen duro para relacionar su nombre con el cine a través de magníficos festivales que han ido creciendo gracias al trabajo y a la inversión, fundamentalmente pública.

Mientras, en Almería, desde que en los 70 ‘se fueron’ los del cine, es decir, se apagó la vela que nos había iluminado durante décadas en el panorama cinematográfico internacional, no sólo no habíamos movido un solo dedo, sino que nos habíamos dedicado a olvidar, cuando no a destrozar, todo el patrimonio que se había levantado en la provincia.

Algunos de los más relevantes cineastas de la historia del celuloide habían destacado la luz, el clima y el sol de Almería, desde el punto de vista del cine; nos lo habían puesto ‘a huevo’, nos habían señalado el camino. Y los almerienses, fieles a nuestra apatía vital, habíamos pasado de ellos como de comer estiércol.

Todo ello hasta que alguien decidió que Almería iba a albergar  un gran festival de cine, que al principio sería modesto, pequeño, como otros muchos; pero que iba a tener vocación de futuro.

Hoy, uno de los grandes del cine español se ha atrevido a decir lo que muchos almerienses hemos pensado alguna vez. Almería tiene que ser la capital del cine, como mínimo español, porque tiene historia, tradición, condiciones naturales y experiencia para ello.

Así es que enhorabuena a los que han parido y a los que han sostenido el Festival Internacional, a lo que lo han organizado este año y a Coronado, que como no tiene el histórico complejo de los almerienses, se ha atrevido a decir lo que todos nosotros pensamos.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>