Que construyan ellos

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 271114

¡Que inventen ellos! Arrancaba el siglo XX y Unamuno y Ortega y Gasset se enfrascaron en la discusión sobre si europeizar España o españolizar Europa. Y el profesor y literato salmantino resolvió la cuestión con esa frase, que ha quedado en el acervo de nuestro país y que nos sirve para titular nuestra reflexión de hoy, a propósito de un nuevo retraso en el plazo para aprobar el Plan de Protección del Corredor Litoral de Andalucía.

No es un texto legislativo baladí: de su publicación, de su formato definitivo depende la ordenación territorial que van a tener nuestros municipios costeros en el futuro próximo; todos menos El Ejido y Roquetas, que ya se han adaptado al Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, el famoso POTA, que tantos ríos de tinta hizo correr.

En el espíritu de la ley está proteger el litoral, o enfocado de otra manera, que no se construyan viviendas en buena parte de los espacios en los que inicialmente se podría pensar que se puede construir.

El documento ha recibido más de 3.500 alegaciones y se habla de más de 15.000 viviendas que dejarían de construirse en la costa almeriense, distribuidos por los once municipios que tiene la costa de la provincia, si se exceptúan los ya señalados, el roquetero y el ejidense.

Incluso se incluyen en el plan algunos terrenos que ya son urbanizables e incluso tienen aprobado un plan parcial, en un nuevo ejemplo de inseguridad jurídica en el territorio andaluz y español, puesto que hay propietarios que han adquirido suelos urbanizables que ahora no podrán desarrollar.

Una vez más, se ataca de muerte a un sector que ha proporcionado millones de puestos de trabajo, ya desarrollado terrenos, ha ofrecido vivienda y ha, o mejor dicho había generado una amplísima industria auxiliar a su alrededor: la construcción y la promoción inmobiliaria.

Es gratis atacar y machacar a este sector y, posiblemente, así le está yendo a la economía española, enfrentándose a aquellos sectores que más valor y desarrollo han podido suponer en los últimos tiempos.

No es de extrañar que las grandes empresas constructoras y promotoras hayan salido corriendo y estén saliendo corriendo de España, quién sabe si no al grito de ¡que construyan ellos! Y cuando se hayan ido, ¿quién construirá? No lo sabemos, pero seguramente no serán quienes ahora legislan con tanto ‘atino’.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>