Primarias y Almería

José María Sánchez Cañabate · Almería

230517

La verdad es que está España, aún, tambaleándose por el shock de la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE. No lo vamos a ocultar: no nos gusta el resultado. No por nada, por nada más que porque nos apetecía una lideresa de la oposición que fuera mujer, aún más si era andaluza, y porque Pedro Sánchez no nos ha gustado en su talante desde que se presentó a las primeras elecciones a presidente del gobierno y porque supone una seria posibilidad de que el PSOE se eche al monte, pacte con Podemos y radicalice la totalidad de la izquierda española, cuando al país le hace falta un PSOE socialdemócrata y no radical.

Son razonas, creo, mas que suficientes. Pero vamos, que sobre gustos, colores.

Del resultado, además muchas lecturas. Por ejemplo, la de que cómo estará Susana Díaz con Almería, provincia en la que ha cosechado un triunfo por un margen muy pequeño y en la que, además, en la capital ha ganado Pedro Sánchez.

Se veía venir. En Almería, las ‘purgas’ de Susana Díaz, tras las de Griñán, han sido legendarias. La lideresa se ha dejado muchos cadáveres por el camino y sin rematar y, claro, a la primera de cambio, cuando éstos han encontrado un pilar sobre el cual rehacerse y volver a crecer, lo han hecho.

Son muchos los personajes históricos y fuertes del PSOE almeriense que no se sentían identificados con Susana Díaz. Es más, que se sentían damnificados por ella, ninguneados e incluso expulsados con malas artes y sin ningún tipo de reconocimiento a sus carreras por parte de la presidenta de la Junta. Demasiado poder por ahí suelto, sólo herido y no rematado.

Que todo ese poder no resuelto ahora le va a dar la batalla a Susana Díaz es algo que sabe ya todo el mundo a estas alturas. Un político es un político hasta que pasa por la sala de velatorios. El que no aprende esa lección, lo paga caro.

Y si no, que se lo pregunten a la propia Susana y a Pedro Sánchez, que hace dos meses y medio parecía un moribundo y ahora es el jefe del partido.

Y claro, otra lectura es: ¿qué ha hecho mal Susana Díaz? Porque algo habrá tenido que hacer mal para que el hombre que ha cosechado los dos peores resultados del PSOE en su historia, que fue echado a patadas del partido y del Congreso, que ha hecho su campaña con cuatro pesetas y que no ha recibido apoyos prácticamente de ningún poder fáctico del partido le haya ganado las primarias.

No sé, pero algo me dice que esto no ha acabado sino que acaba de empezar. Tomen asientos, abróchense los cinturones y disfruten. ¡Más madera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>