Pintadas, ahora también en la Alcazaba

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 211117

Nos desbordan los imbéciles; no cabe uno más, que dice un mañanero locutor radiofónico. He de reconocer que en ‘Almería Al Día’ no soportamos a los idiotas que gastan sus ratos libres en destrozar el patrimonio público: los de los contenedores quemados, los de los bancos y estatuas destrozados, los de las pintadas en los lugares más insospechados e inadecuados.

Su última hazaña ha sido pintarrajear las faltas de la Alcazaba, es decir, saca spray ése y pintar imbecilidades sobre las rocas, para que los visitantes a nuestro monumento más emblemático comprueben a qué grado de estupidez pueden llegar algunos almerienses.

Periódicamente, de vez en cuando, desde estas líneas recodamos la importancia y la conveniencia de que alguien haga algo para que los almerienses podamos dejar de gastarnos la pasta en arreglar lo que estos descerebrados destrozan.

En este caso, el Ayuntamiento tuvo que mandar una brigada para que borraran las pintadas en la falta de la Alcazaba.

Sin embargo, para lo que se hace menos es para intentar evitar ese gasto, para que los tontos del bote que lo destrozan todo no campen por sus respetos y, sobre todo, para que la educación de los niños incluya demostraciones prácticas sobre la inutilidad de estar rompiendo y deteriorando todo lo que se encuentra uno en su camino.

Educación, vigilancia, persecución y castigo podría ser una combinación adecuada. Lo que no tiene pinta de ser una solución, ni buena ni mala, es fiarlo todo a que, una vez hecho el daño, venga ‘papá Ayuntamiento’ a gastarse la pasta de todos los ciudadanos en arreglar lo que nunca debió estar estropeado.

Se entiende, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>