Nochebuena y Navidad en Almería

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 241214

Es Nochebuena; o lo es, mejor dicho, esta noche, como su propio nombre indica. Comienza oficialmente el tiempo en el que es obligatorio ser feliz, al menos en la teoría. Porque en la práctica, muchos tienen motivos más que sobrados para no serlo. El paro, la pobreza, la ausencia de salud, los problemas familiares y personales hacen complicado, muchas veces, poner cara de Navidad, pero aun así, esta noche casi todo el mundo se vestirá sus mejores galas mentales para afrontar una nueva Navidad.

En Almería la Navidad llega con buenas y malas noticias. Ayer veíamos la Plaza Vieja de la ciudad llena de gente y actividades y eso es bueno, como lo es también el que las instituciones se preocupen cada año más de contar con una buena programación de actividades navideñas, sobre todo para los más pequeños. Acaso echamos en falta algo más de solidaridad en esa programación, más acciones destinadas a que los que menos tienen lo pasen mejor y se sientan queridos y atendidos. Al fin y al cabo, la mayoría de las actividades se dirigen a quienes ya tienen recursos para pasarlo bien.

Desde hace ya bastantes años disfrutamos de espacios muy apropiados para convertirse en punto de encuentro. Este año se ha unido la citada Plaza Vieja, pero los almerienses también nos juntamos en la Rambla Federico García Lorca con los puestos navideños, en el Paseo para las Compras e incluso en el recién estrenado Parque de las Familias, que pronto se ha ganado el cariño y el deseo de nuestros niños.

Sin embargo, seguimos estando de espaldas a otros espacios que deberían reunirnos, como nuestros principales monumentos, en especial La Alcazaba, que parece como si existiera, ahí arriba en lo alto, sin que apenas nadie se acuerde de ella; o el mar, nuestro gran símbolo, que se nos aleja con vallas y barreras en la zona del Puerto y no se aprovecha lo suficiente, comercialmente y en el ámbito de la hostelería, en la zona del Paseo Marítimo, sobre todo en invierno.

Tampoco se respira todo el ambiente navideño que se podría en la zona del centro. Tenemos un casco histórico espectacular y lleno de bares. En otras ciudades, esa zona es un hervidero constante cada fin de semana y sobre todo en las festividades, como la Navidad. En Almería, el ambiente se echa en falta y los establecimientos tienen que luchar contra complicadas normativas que los invitan a cerrar, por ejemplo, los domingos por la tarde.

En este sentido, es cierto que el Ayuntamiento ha hecho un esfuerzo, últimamente, por organizar eventos en estas zonas de la ciudad. El mercado de los domingos, que se ha hecho junto al Mercado Central y en la Calle San Francisco, ha sido un absoluto éxito. Un ejemplo que debe servir para animar a repetir ésta y otras parecidas experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>