Museo de Arte Doña Paquita

Tomás López · Almería

 190314

Ha muerto Doña Paquita. Y en Almería no hace falta decir mucho más. En cualquier otro lugar del mundo, esa frase carecería de sentido, sino se especifica un poco más. Pero en Almería, basta con esas cuatro palabras para conocer qué ha pasado, de quién se habla y qué supone la noticia.

Doña Paquita es (no era) algo más que un símbolo en Almería. Su manera de entender la propiedad privada y la relación de este concepto con el medio ambiente era simplemente singular. A la hora de su muerte, nadie ha alzado la voz nada más que para elogiarla, exhibir su buen recuerdo y alabar sus actitudes en vida. Actitudes que no eran sencillas, puesto que a su alrededor y alrededor de sus vastas propiedades se movían enormes y poderosos intereses, ante los que ella permaneció siempre impasible, inamovible.

A sus 103 años, su desaparición supone que la ciudad de Almería gana un excepcional inmueble que se convertirá en museo, para el disfrute de los ciudadanos y para aumentar el atractivo de la ciudad de cara a los turistas. No lo ganarán sus familiares ni amigos, sino que, fiel a su estilo en vida, los beneficiarios seremos todos los almerienses.

Un estilo de vida y una filosofía que ha presidido toda su vida, en lo que supone a la gestión de sus extensas propiedades en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, que siempre luchó por preservar de la iniciativa privada y por mantener al disfrute de todos los ciudadanos de a pie. Sin duda, han sido decisiones arriesgadas que, a buen seguro, habrán contado con detractores durante sus muchos años de gestión. Sin embargo, hoy, en el adiós de Doña Paquita, todo el mundo ha coincidido en señalar su generosidad; algo que sí está absolutamente fuera de toda duda.

Como está fuera de duda el que Almería ha perdido, esta semana, a una de sus figuras más relevantes, una persona humilde, sencilla, generosa y con altura de miras; una figura a la que, más allá de los muchos reconocimientos que recibió en vida, como las medallas de oro de Almería y de Andalucía, habrá que seguir honrando por muchos años. Quizás una buena manera sería darle su nombre al museo que albergará su casa de la Plaza Circular: Museo de Arte Doña Paquita. No suena mal, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>