Más denuncias, ¿más violencia de género?

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 200416

La subdelegación del Gobierno en Almería ha ofrecido cifras oficiales sobre denuncias por violencia de género en Almería. Los datos dicen que, durante el año 2015, hubo en esta provincia 2.306 denuncias, 222 más que en el año anterior.

Sin embargo, a nosotros en ‘Almería Al Día’ nos asalta la duda acerca de su ello supone un crecimiento de la violencia de género o simplemente un aumento de las denuncias.

Dicho así, podría ser difícil de entender lo que queremos decir, pero la realidad es que la Ley Integral de Violencia de Género (LIVG) ha supuesto que se consideren violencia de género un montón de comportamientos que antes no lo eran, como por ejemplo las amenazas, lo cual ha hecho aumentar considerablemente el número de denuncias.

Nos sigue quedando la duda, por tanto, de si nuestra sociedad es hoy por hoy más violenta en cuanto a géneros que anteriormente. Al contrario, existe la posibilidad de que la violencia sea la misma o incluso menor, pero con mayor propensión a denunciar comportamientos indeseables e incluso otros que no lo son.

Y dado el empeño que ponen determinadas administraciones en que se presenten denuncias, también es posible que se esté incentivando la presentación de denuncias falsas, tanto por la situación de ‘presunción de culpabilidad’ que la ley contempla en cuanto al hombre y a las denuncias sobre este tipo de violencia y a los suculentos beneficios que esa presunción de inocencia otorga a las denunciantes.

Cada día tenemos noticias sobre casos de ‘vio-gen’, pero también casi cada día escuchamos hablar sobre denuncias falsas o presuntamente falsas, a la búsqueda de beneficios como pensiones, viviendas otorgadas en explotación y disfrute y custodia de hijos con los reportes económicos que ello supone.

No hay duda que una acción violenta de un hombre contra una mujer (al igual que el de una mujer contra un hombre o un hombre contra un hombre) es algo absolutamente condenable y el Estado ha de dotarse de todos los instrumentos necesarios para luchar contra ello; pero ese mismo Estado ha de ser consciente de que las medidas que se han tomado en los últimos tiempos han contribuido a que se cree una ‘industria paralela’ entorno a la violencia de género, que no sólo no es justa, sino que corre peligro de provocar un estallido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>