Los cortes de luz y las responsabilidades

Álvaro Fuentes Soler (foto La Voz) · Almería

140815

Empieza a ser costumbre, o casi, las noticias de apagones, cortes de luz y otros fallos de la compañía suministradora de la electricidad en Almería. La pasada semana el asunto llegó a su punto culminante en la costa de Níjar, con cortes de hasta doce horas en la zona de San José, Los Escullos y la Isleta del Moro, entre otros núcleos de población.

Esta semana ha habido varios también en la capital, en la zona de Altamira, con la coincidencia de que se trata de cortes que llegan por la noche, con lo que ello supone a nivel doméstico y también en el plano empresarial y de servicios.

En las casas, la molestia de no poder cocinar, frigoríficos sin servicio, comida echada a perder y la posibilidad de accidentes domésticos y callejeros por falta de luz. En los comercios, mucho dinero tirado a la basura, porque con estas temperaturas, sobre todo los alimentos aguantan muy poco sin frío artificial. Un drama, vamos.

Y de todo esto, ¿qué le decimos a Endesa? Pues poca cosa. Entre otras cosas porque en estos casos el ciudadano siempre es la parte más débil, por razones varias. Para empezar, porque si la compañía falla en su servicio y compromiso, como está ocurriendo, el daño ya está hecho y es irreparable en muchos casos; para continuar, porque si quienes fallamos somos nosotros en nuestras obligaciones, es decir, en el pago, ellos tardan muy poco en desactivar el interruptor y dejarnos sin luz; y para terminar, porque para que la compañía pague los desperfectos que ha provocado con su falta de cumplimiento, hay que hacer poco menos que un máster y recuperar documentación a veces imposible de presentar, para justificar todo al pie de la letra.

No estaría mal que en una situación muy parecida al monopolio, las faltas de servicio de la compañía se sancionaran con más rigor y, por tanto, ello supusiera un mayor beneficio a la parte damnificada, es decir, el ciudadano. Entre otras cosas porque a nivel empresarial, un corte de este tipo en fin de semana puede suponer la ruina de negocios que necesitan el verano para sobrevivir el resto del verano; y a nivel doméstico, un accidente o un robo por falta de luz pueden provocar problemas de salud que no sean fácilmente recuperables.

No obstante, al margen de como ‘carta a los Reyes Magos’, poca más utilidad tendrán estas líneas, puesto que estamos hablando de un sector, el energético, en el que posiblemente el abuso en este tipo de situaciones sea el menor; hay otros muchos y de mucha mayor gravedad. ¿O hay que hablar de las energías renovables y las leyes que las regulan?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>