Lo dice Julio Rodríguez

Tomás López · Almería

310516

No deja de sorprendernos, en todos los sentidos, el número 1 de Podemos por Almería al Congreso. El ex Jefe del Estado Mayor del Ejército, Julio Rodríguez, no ha perdido el tiempo a la hora de hacerse una foto de auto-bombo frente a El Algarrobico.

Una foto que da para muchas, para muchísimas lecturas. Para empezar, uno se pregunta qué ha estado haciendo el tal Rodríguez durante los anteriores 60 ó 70 años, antes de descubrir que en su interior habitaba un defensor de la naturaleza, de los derechos sociales y de la paz del mundo, mientras externamente se manifestaba, como ya le dijo su ahora compañera de lista, la líder de Izquierda Unida en Almería, como un “señor de la guerra”.

El señor Rodríguez hizo carrera en el ejército, subiendo de cabo a sargento y de ahí, progresivamente, a ser el ‘masca’ de todos los uniformados españoles, pero en realidad lo que le hervía por dentro era que en una playa de Carboneras se estaba levantando un hotel que es una “aberración”, término que creo que aún no ha usado, pero que en cuento se vaya a comer dos veces seguidas con sus nuevos compañeros de movida, no tardará en pronunciar.

Pero la lectura que más me gusta de esta foto es la de Julio Rodríguez como cabeza de lista ‘cunero’ por Almería. Antiguamente, los políticos ‘cuneros’, es decir, no nacidos ni ‘vividos’ en la provincia a la que representan, se esforzaban enormemente por agradar a los ciudadanos que tenían que votarles.

Esa situación de ‘cunero’ data del siglo XIX, o sea que no es nada nuevo. Pero insisto, hasta ahora, incluso en los casos más recientes, como puede ser el de Rafael Hernando en el PP, el protagonista siempre ha hecho un gran esfuerzo por ponerse al día de las cosas de la tierra a la que representa, incluso en fijar su domicilio en dicha provincia, como sí ha hecho hace mucho tiempo el tal Hernando, y sobre todo en mirar la vida con ojos de, en este caso, almeriense.

No cabe duda de que en Almería hay mucha gente a la que le parece bien que el dinero de los españoles se gaste en echar abajo el hotel. A ellos habrá agradado el ex JEMAD, aunque le ha faltado contarnos, al resto, cómo piensa un señor llegado del Norte y sin relación conocida con Almería de ninguna manera, otorgar a Almería los puestos de trabajo que no se van a crear al no ponerse en funcionamiento el hotel.

Seguramente, la familia Rodríguez tendrá bien asegurado su empleo allí en su provincia, lejos de Almería. Pero aquí, hay cientos de familias que iban a encontrar un puesto de trabajo gracias a El Algarrobico y que ahora tendrán que hacer como los de las tapas del yogourt no premiadas: seguir buscando.

Dice don Julio que El Algarrobico representa “lo que puede ser el futuro frente a su pasado como símbolo especulativo”, en una comparación no demasiado clara. Mal nos van a ir las cosas, si el futuro que nos espera, ante un hipotético gobierno del señor ex General y los suyos de Podemos, es la destrucción de puestos de trabajo y la inversión de millones de euros en echar abajo lo que hace menos de una década recibía los permisos pertinentes para su construcción.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>