Lo de los Pokemon

Tomás López (foto La Voz) · Almería

260716

No seré yo quien se ponga en contra de lo que tantos congéneres consideran algo apasionante, pero la verdad es que a un hombre como yo le cuesta mucho trabajo no pensar que esto de los Pokemon no sea una chorrada como la copa de un pino.

Es de este tipo de cosas que hacen pensar que nuestra sociedad está en peligro, que se no está hundiendo el mundo a nuestro alrededor y que no hay remedio para ello.

Las peleas en las Cuatro Calles o donde sea, el Sálvame De Luxe y la telebasura en general, la falta de conocimiento que crece cada día, el deterioro del lenguaje, el todo vale, las señoras correteando desnudas por las calles para protestar por cualquier cosa, los tipos enseñando la intersección de los dos cachetes del trasero por encima de unos pantalones que bien pudieran ser de la talla de sus abuelos o, en general, la pérdida progresiva y acelerada de lo que se venía conociendo como educación.

Seguramente de esa ristra de cosas que están pasando y de otras muchas que también suceden, lo menos importante sea que nuestras calles hayan sido tomadas por hordas de jóvenes, sobre todo jóvenes, aunque no sólo jóvenes, que armados con sus teléfonos móviles y similares, van a la caza de los Pokemon, que son unos dibujos animados de hace ya muchos años, pero que ahora viven su momento más importante en cuanto a fama.

Se ha vuelto loco todo el mundo o quizás sólo me lo parezca a mí, pero el tema es que no se entiende nada bien que ahora el que no vaya con su móvil cazando Pokemon sea un tipo fuera de honda, un anticuado, un apestado.

Y conste que no pasa sólo en España o en Almería. Por todo el mundo desfilan millones de tipos para los que pegarle una foto a un Pokemon se ha convertido en lo más importante del día. Aquí, en casa, los hemos visto apostados en los alrededores de lugares emblemáticos como la Casa de las Mariposas, el Museo Doña Pakita, los Refugios de la Guerra Civil o la estatua de Nicolás Salmerón.

Bueno, quizás algo bueno puede tener el asunto. Si toda esta movida ha servido para que alguno aprenda dónde están todos esos lugares, algo nos llevaremos todos en el cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>