Las preguntas en los plenos y el respeto ‘de’ y ‘a’ los políticos

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 310714

Esta semana hemos sido conocedores de la nueva normativa que se ha impuesto con respecto a los plenos en el Ayuntamiento de Almería. A partir de ahora, los ciudadanos van a poder seguir planteando sus preguntas, pero será siempre solicitándolas con antelación. La medida ha ocasionado algún revuelo y ha no ha faltado quien la ha criticado, tildándola de limitadora de los derechos de los ciudadanos.

Vaya por delante que no estamos de acuerdo, en Almería Al Día, en absoluto con esa crítica. Y además, enmarcamos nuestra posición en el sentido de una reflexión que ya hemos hecho muchas veces;: vivimos tiempos en los que el ciudadano no termina de ver límites en sus derechos y se fija poco en sus obligaciones, en los que todos creemos que tenemos derecho a todo, pero no caemos en la cuenta de nuestro grado de cumplimiento con nuestras obligaciones.

El ciudadano debe tener derecho a plantear a sus gobernantes, democráticamente elegidos, sus quejas, sus demandas y sus observaciones. Pero por pura lógica, si lo que se realmente se pretende con ello es mejorar el bien común, siempre será mucho mejor que éstas se conozcan con antelación, para que el edil interpelado pueda prepararse una respuesta, como es su obligación.

Esta polémica ha coincidido con un vídeo que pudimos ver el otro día en varios medios de comunicación locales, que refleja la situación vivida por el concejal Manuel Guzmán a la salida de un pleno, siendo rodeado por un grupo de ciudadanos que, en un tono bastante alto, le acusaban de mentir, le gritaban e incluso le increpaban. Está muy bien esto de que los políticos sean gente cercana a la ciudadanía, puesto que en realidad no son más que ciudadanía, pero con el tiempo, estamos llegando, o hemos llegado ya a una situación en la que parecen permitidos determinados comportamientos hacia el político que, en general, no se nos ocurrirían con otros ciudadanos.

El respeto debe regir la relación con los políticos como con cualquier otra persona y, con la moda de los ‘scratches’ y similares, ese respeto hace tiempo que se ha perdido. Parece que ya se nos ha olvidado el asesinato de una dirigente política en León hace tan sólo unos meses. Por tanto, bien está que se defiendan los derechos, pero hagamos notar y cumplir todos nuestras propias obligaciones, lo cual irá siempre en pro del bien común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>