La venta de aire, el arte más chungo y el pasotismo institucional

José María Sánchez Cañabate · Almería

 240516

Leíamos en la prensa de ayer que en El Puche están investigando la “venta de aire”, o dicho de otra manera, una trama que consiste en el alquiler o venta de espacios públicos de los que algunos ‘artistas’ se han apropiado para, cerrándolos con puertas de diferente tipo, convertirlos primero en garaje, en su día, y actualmente en viviendas, fundamentalmente para inmigrantes.

Siempre se ha dicho que si el arte que tienen algunos lo empleasen para las buenas causas, serían premios nobeles; pero lamentablemente lo terminan usando para este tipo de marrullerías y chanchullos.

Pero la situación no es culpa únicamente de los ‘artistas’ que se aprovechan del espacio público para hacer negocio y abusar de quienes más lo necesitan. Ahora, según cuentan las noticias, están las instituciones y la policía muy interesados en investigar el tema, pero la realidad es que esa situación no es nueva y se lleva repitiendo, de una manera o de otra, desde hace ya muchos años.

Y mientras tanto, ¿qué han hecho las instituciones? ¿cómo ha actuado la policía y las diferentes fuerzas de seguridad? ¿Se han interesado por el tema los medios de comunicación? ¿Ha entrado de oficio la justicia?

No os canséis; la respuesta a todas esas preguntas es la misma: no.

Aquí nadie ha hecho ni puñetero caso, o mejor dicho, todo el mundo ha mirado para otro lado. ¿O es que nadie sabía que todo esto estaba sucediendo en El Puche? O mejor dicho, ¿es que nadie sabe lo que está sucediendo en ése y en otros barrios de la capital?

Podríamos preguntarnos, también, si el cumplimiento de la ley es exigido con el mismo rigor en estas zonas, en El Puche, en La Chanca o en Los Almendros, por poner algunos ejemplos, que en el resto del territorio almeriense.

Cabría preguntarse si son tratados de igual manera un ciudadano que decide ‘chupar’ un poco de electricidad del suministro público de la calle y desviarla cariñosamente hacia su casa, si lo hace en el Paseo, en Nueva Andalucía o en el Casco Antiguo o si lo hace en los barrios anteriormente señalados.

Sírvase el mismo ejemplo para dos almerienses que, uno en uno de esos barrios primeramente citados y el otro en los mencionados últimamente, prueban a hacerse una habitacioncita más en su vivienda, sin dar cuenta a nuestro santísimo Ayuntamiento.

Como las respuestas a todo esto las sabemos todos, que no me vengan ahora con sorpresa y escándalo por el hecho de que haya quien vende aire en El Puche. Al fin y al cabo, ¿qué menos se podía esperar?

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>