La reflexión del PSOE

Tomás López · Almería

300616

Los partidos políticos tienen, fundamentalmente, dos tipos de votantes: los de marca e ideología, los que votan unas siglas se presente quien se presente, diga lo que diga y haga lo que haga; y por otro lado, los que eligen, dilucidan y reflexionan su voto. Entre estos últimos, incluso los hay que cambian de voto en cada elecciones, según su análisis y lo que cada formación les pone delante (postura, por cierto, muy difícil de comprender por los del primer grupo, los de siglas).

Leíamos ayer unas declaraciones, en Noticias de Almería, de Antonio Bonilla, histórico dirigente socialista en Almería, alcalde de Vícar y ex senador, en las que analizaba los resultados electorales, fundamentalmente desde el prisma de su partido y del que más votos le ha restado en los dos últimos comicios: Podemos.

Como es costumbre en él, ha dicho cosas interesantes Antonio Bonilla, como por ejemplo el reflejo de que la propuesta de Podemos ha tardado muy poco tiempo en demostrar que es un proyecto absolutamente vacío, sin nada detrás y sin argumentos para construir un país, una sociedad.

En lo que creo que se equivoca Bonilla, a pesar de su habitual lucidez y su amplia experiencia y trayectoria, es en hablar de ‘pinza’ entre PP y Podemos, como una de las causas del retroceso de su partido. La explicación suena a escusa poco creíble, sobre todo porque un partido no debe explicar sus problemas en función de lo bien o lo mal que lo hacen los demás.

Pero además, es que tal pinza no existe por ningún lado, puesto que populares y podemitas no aguantan juntos ni cinco segundos en un ascensor, no tienen nada en común, no han negociado, no se han visto, no se han querido ni mucho ni poco en los debates en los que se han visto obligados a convivir y, sobre todo, han ido cada uno a lo suyo, que además no era lo mismo, puesto que si el PSOE debía frenar tanto a PP como a Podemos, el PP luchaba por ampliar su ventaja y Podemos tenía en el ‘sorpasso’ tanto a unos como a otros su meta a lograr.

Es extraño escuchar a Bonilla hacer autocrítica mirando para otro lado; no es habitual en él.  Sabe muy bien el histórico y reflexivo político socialista que su partido está, ahora mismo, necesitado de una profunda reflexión interna, pero no sólo por sí mismo, sino por el bien de la democracia española, que necesita un PSOE fuerte y sano que frene por la izquierda las ansias destructivas de un Podemos que ni cree en esta democracia ni en nada que no sea la dictadura del proletariado.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>