La movida del tomate

José María Sánchez Cañabate · Almería

 230215

Lo confieso: tenía yo mis reservas con respecto a esto del Día Mundial del Tomate que organizó el sábado en la Plaza Vieja La Voz de Almería. La idea era pretenciosa, para qué nos vamos a engañar: un periódico de Almería no parece suficiente para declarar el Día Mundial de nada.

Sin embargo, visto lo visto, creo que hay que darle la enhorabuena al diario, primero porque la cosa les salió bastante bien pero, sobre todo, porque sirvió para demostrar que hay que hacer cosas, que los logros no se alcanzan esperándolos en casa.

Almería es, efectivamente, la primera zona productora de tomate de Europa y de gran parte del mundo. Somos la referencia prácticamente en todo lo relacionado con esta producción y eso se conoce. Sin embargo, nuestro sector está en peligro, porque no hay unidad suficiente, porque no se le saca el máximo partido a nuestras excepcionales condiciones y porque la administración española tampoco se pone al tomate por bandera para defenderlo de todos lo ataques, amenazas e injusticias que afronta a diario.

Ahí estuvieron, como invitadas, las diferentes instituciones. Pero ése no debía haber sido su papel. Las instituciones tenían que haber estado en cabeza de la manifestación. Sí, Almería puede proponer el Día Mundial del Tomate y la responsabilidad debe ser no ya de un periódico, sino de todos los almerienses, representantes por las administraciones que, efectivamente, los representan.

Los almerienses hemos de contarle al resto de España que tenemos un tesoro en nuestra provincia, no sólo en tomate sin en hortalizas en general. Y que España sepa que puede hacer suyo este potencial para trabajar por la economía del país. Pero nos falta unidad, ambición, ideas y empuje para hacerlo. Todo lo que sobró el pasado sábado en la Plaza Vieja.

Es por eso que, aunque en principio nos parecía un acto raro, como fuera de lugar, nuestra visión final tiene que incluir por fuerza una rectificación, puesto que si no lo hacen otros, es magnífico que lo haga La Voz de Almería, que ha institucionalizado el 21 de febrero como el Día Mundial del Tomate. Ahora falta por ver si nuestros representantes institucionales son capaces de unirse para tomar esa bandera que alguien ha alzado por ellos. Sería buena señal.

Previous Post
Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>