La Feria de Izquierda Unida

José María Sánchez Cañabate · Almería

 250216

Ha hecho propuestas interesantes, Izquierda Unida, para la Feria de Almería. Me resulta curioso que sea precisamente esta formación la que se fije en lo más beneficioso para los empresarios de la hostelería, que están los pobres machacados y no terminan de encontrar comprensión y cercanía por parte de las instituciones.

Se han puesto, los de IU, en la piel del tejido empresarial y hostelero de la provincia. Y ése es un buen ejercicio. Han hablado, Amalia Román y Rafael Esteban, de una Feria de nueve días, recuperando la noche del primer viernes y también la mañana del primer sábado, que son días de mucha visita de gente de la provincia y, sobre todo, de mucha venta en la ciudad.

En lo que no estoy tan de acuerdo es en el tema de endurecer o hacer más rígida la división entre la Feria del Mediodía y la de la Noche. Proponen dedicar la primera hasta las cinco de la tarde en el centro y abrir el Recinto Ferial a esa hora hasta la madrugada.

Se persigue con esto dinamizar un Recinto Ferial que no ha llegado nunca a enganchar a los almerienses. Pero no se dan cuenta estos políticos de IU, como tampoco lo han hecho los del equipo de gobierno del PP en todos estos años, de que el Recinto Ferial no engancha simplemente porque la gente no quiere ir hasta allí, porque la gente prefiere vivir la Feria en el centro, cerca de casa,  en sus establecimientos de confianza de siempre y mezclándose con el resto de la ciudadanía allí.

Están empeñados unos y otros en llevarnos al Recinto Ferial, cuando la gente hemos demostrado que no lo queremos, que el Ayuntamiento debe buscar otra utilidad para esa amplia extensión de terreno, por cierto, absolutamente inutilizada el resto del año.

No es función de la administración, en este caso del Ayuntamiento, obligar a la gente a acudir a un sitio en lugar de otro, imponer sitios de celebración ni de nada, sino todo lo contrario: la administración debe trabajar en función de lo que la ciudadanía le reclama. Y en este caso es evidente que la gran mayoría de los almerienses queremos una Feria en el centro, abierta y con menos restricciones y rigideces.

Y el Recinto Ferial, que nadie pidió y que estaba condenado al fracaso si se tenía en cuenta la idiosincrasia de los almerienses, hay que convertirlo en otra cosa. Imaginación, señores, imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>