La demagogia y el populismo sobre los sueldos en Almería

José María Sánchez Cañabate · Almería

 181217

La lectura de la prensa de hoy llama la atención sobre un reportaje plagado de demagogia, tópicos y algo de populismo, publicado por el digital Noticias de Almería en función de datos presuntamente facilitados por la Agencia Tributaria.

La principal conclusión a la que llega el reportaje es que los jóvenes entre 18 y 25 años cobran menos de 500 euros en Almería. Claro, con esa conclusión principal, que además se eleva a principal titular de la noticia, uno puede hacerse a la idea de lo que cuenta el resto del reportaje.

Seguramente, los autores del reportaje no habrán reparado en el porcentaje de jóvenes de esa edad, de entre 18 y al menos 22 años, que cobran exactamente cero euros, debido a que son estudiantes. Y dejamos la cifra en 22 años por ser generosos, puesto que muchos de esos jóvenes no finalizan sus estudios hasta bastante más tarde, incluso por encima de esos 25 años en los que, con bastante tendenciosidad, fija el límite de este segmento del estudio el turo de la crónica.

Pero además, y esto ya no es teoría sino práctica, tampoco habrá reparado el autor del estudio, en que muchos de los jóvenes que salen de la Universidad y comienzan a trabajar, lo hacen con contratos de prácticas, como corresponde a personas que aún no son profesionales sino aprendices, a perfiles que aún no saben trabajar (dicho así de crudamente), que no reúnen las condiciones y las virtudes para defender un puesto de trabajo por sí mismos, sin ayudas de sus compañeros.

En muchos casos, que este tipo de perfiles cobren algo, que es a lo que obliga la ley, es un abuso para con las empresas, puesto que princinpalmente lo que hacen en las empresas es aprender; y por cierto, también en muchos casos, cuando han aprendido, lo que hacen es marcharse a otras empresas, dejando inválido el esfuerzo que sus primeras empresas han hecho por ellos.

Pero claro, es mucho más fácil hablar desde la demagogia y el populismo, desde la teoría de los fríos números, para seguir cargando sobre las espaldas de las pymes y empresarios autónomos de este país, el peso de toda la economía, que es lo que en realidad pasa en este país desde siempre y que ahora está suponiendo un ritmo de destrucción de pequeñas empresas que da auténtico vértigo.

Del resto del reportaje, es casi mejor no comentar nada. Tomando como ejemplo el titular, lo demás está todo dicho. De hecho, presenta como algo extraordinario una media que no explica de dónde ha salido y que supone que los trabajadores entre 25 y 35 años no llegan a ser mileuristas, como promedio. Otro dato poco estudiado, pero que contribuye a hacer daño a las pymes y autónomos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>