La Casa de los Góngora

Tomás López · Almería

311017

Por fin hay acuerdo, en el seno del Ayuntamiento y aunque sea provisionalmente, acerca del espinoso y algo artificial asunto de la Casa de los Góngora. Recordará el lector bien informado que se trata de un inmueble histórico y de importante valor arquitectónico, al datar del siglo XIX.

El inmueble es uno de esos que, siendo propiedad privada, no han recibido interés ni atención por parte de absolutamente nadie: ni de sus propietarios, ni de la administración ni tampoco de quienes ahora claman por el riesgo de que sea echado abajo.

Nadie se ha acordado de la Casa de los Góngora hasta ahora, hasta que, hace meses, hizo público un informe en el que se aconsejaba la demolición, debido al estado ruinoso y de peligro para los viandantes que suponía.

Entonces han venido las quejas de la Asociación Amigos de la Alcazaba, que son muy loables, pero que en nuestra humilde opinión llegan muy tarde, porque el valor de las cosas no depende de si las van a echar o no abajo.

En todo caso, no podemos exculpar a las instituciones por la dejadez con la que habitualmente actúan en relación con nuestro patrimonio histórico, puesto que ni el Ayuntamiento ni la Junta de Andalucía ni tampoco el Ministerio de Cultura deben permitirse el lujo de que se deteriore o destruya patrimonio.

Más allá de eso, el caso ha vuelto a dejar en evidencia las disputas y las malas relaciones personales entre miembros del equipo de gobierno del PP y sus sostén de votos, Ciudadanos. Recordará también el lector que Miguel Cazorla pidió la dimisión de Carlos Sánchez este verano y que éste ha sido movido de área en la última remodelación municipal.

Ahora el rifi-rafe es con el edil de Urbanismo, Miguel Ángel Castellón, que ha instado a Cazorla a no hacer “populismo 3.0”. Conociendo como conocemos a Cazorla, podríamos apostar algún que otro dedo de la mano a que el edil ‘naranja’ no se va a quedar callado. Esto promete.

Ah, y mientras tanto: se aprueba no demoler la casa, actuar sobre ella apuntalándola provisionalmente hasta encontrar una solución en la Comisión del Patrimonio y trabajar en la búsqueda de los dueños a ver qué es lo que se hace con ella. Una solución un poco ‘a medias’, podríamos decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>