La Alcazaba, sin luz

Tomás López · Almería

181016

No he escuchado demasiadas críticas, sólo algunas, a la decisión de la Junta de Andalucía de apagar durante la jornada de ayer la iluminación de la Alcazaba, debido a la grabación de una serie de ficción.

Digo que no he escuchado muchas críticas y la verdad, me parece absolutamente estupendo, porque ello es un claro ejemplo del aprovechamiento inocuo que se puede hacer de nuestro patrimonio: la Alcazaba va a seguir siendo tan Alcazaba como siempre, por mucho que un día esté sin iluminar.

De hecho, la noticia sería acogida con gran alegría en cualquier otro lugar de mundo, por cuanto supone de dar popularidad, difusión y promoción a nuestro monumento más emblemático.

Lo que ocurre es que aquí estamos en el territorio donde unos pocos se creen que tenemos que guardar nuestro patrimonio en un cajón para que no se estropee, al estilo de esas casas de hace medio o un siglo, en el que la ‘señora’ recibía en la sala de estar para que el salón no se pusiese feo.

Tengo mis dudas de si van a salir a la palestra aquellos a los que todo les parece mal, los que ven peligro en cualquier uso que se haga del patrimonio histórico y natural, los que piensan que el uso y la apertura al ser humano de toda esa riqueza supone un riesgo de que sea esquilmado.

Es así como se comportan cuando piensan que no debe haber un restaurante junto a una playa natural, un hotel en la falda de una montaña junto a la costa o un lugar de ocio al lado de un monumento; situaciones que son comunes y habituales en cualquier otra provincia de España, pero no en Almería, que debe ser el sitio reservado para la ‘gran reserva natural e histórica’ de nuestro país.

En Segovia, por ejemplo, podréis comer un buen cochinillo sin remilgos y a medio metro del Acueducto, que pasa por ser, seguramente, uno de los tres monumentos más famosos y visitados de este país. Y en Málaga, no tendréis problemas para echar un rato de golf y una buena comida, para descansar luego junto a una piscina a escasos metros del mar.

Aquí, todo eso es sacrilegio. De hacerlo, correríamos peligro de arder en el infierno.

Al menos, nos podemos conformar con que apaguen la luz de la Alcazaba para grabar una serie… si a nadie le parece mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>