Inés Plaza no encuentra otra cosa en que fijar su labor de oposición en Almería que no sea la violencia de género

José María Sánchez Cañabate · Almería

 301017

Inés Plaza es una joven concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Almería. Una concejal que de momento no ha registrado labor de gestión institucional en su carrera política y sí más de oposición. Una labor de oposición ahora centrada en el Ayuntamiento de Almería, institución en la cual uno supone que puede encontrar muchísimos aspectos para poder ejercerla.

No quisiera uno pensar que a doña Inés le parece absolutamente correcta la labor de gestión del equipo de gobierno del PP al frente del Ayuntamiento de Almería. Pero resulta más que sospechoso que la señora Plaza no encuentra otro aspecto con el que levantar la voz que para pedir a dicho equipo de gobierno que inste al Gobierno del Estado a que garantice la inversión del Pacto contra la Violencia de Género.

Inés Plaza ha salido a la palestra para pedir al equipo de Fernández Pacheco que haga lo que pueda para obligar al gobierno de Rajoy a que trabaje para que la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado no redunde en que no se pueda disponer de los 20 millones de euros comprometidos para el Pacto contra la Violencia de Género.

Al margen de la opinión de ‘Almería Al Día’ acerca de lo que nos parece la actual gestión de la violencia de género, convertida en un negocio para que muchas personas vivan de ella mientras exista, nos resulta tan curioso como indignante que una edil municipal, cuyos emolumentos salen del erario público y, por tanto, pagamos todos los almerienses, no encuentra otra ocupación mejor que reclamar esto, cuando su labor debería centrarse en la gestión municipal.

De otra forma, lo que tiene toda la pinta es que doña Inés no encuentra otro argumento electoralista para hacer política de forma más convincente que echar mano de un tema que, desde luego, no le corresponde a ella y mucho menos al gobierno municipal de Almería.

Convendría enormemente, para la paz social y el desarrollo de la buena armonía de nuestra sociedad, que ediles y en general políticos como la señora Plaza, dejaran de usar la violencia de género de forma partidista, populista y electoralista y se dedicaran a hacer su trabajo.

Si doña Inés no encuentra nada deficiente en la ciudad de Almería y en la gestión del PP en el Ayuntamiento, más convendría que se fuera a su casa, en lugar de dedicar el dinero que cobra de nuestros impuestos a cuestiones que no sólo no le atañan en su labor municipal sino que además no hacen sino sembrar la confusión, la discordia y unos resultados nefastos en cuanto al control de esa lacra que es la violencia de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>