Ikea y la cantera de La Molineta: cuando la administración colabora y no obstruye

José María Sánchez Cañabate · Almería

201117

El pleno que la pasada semana celebró el Ayuntamiento de Almería sirvió, entre otras cosas, para que se aprobara el estudio de detalle (figura jurídico-administrativa que nadie ha explicado a la ciudadanía, seguramente para que ésta no haga muchas preguntas) encaminado a que se desarrolle la parcela comercial que servirá para que se instale en la ciudad el supermercado Ikea.

La llegada de Ikea es objetivamente positiva en muchos aspectos: va a generar empleo, supondrá una nueva oferta comercial que no existe en Almería y sí en la mayoría de provincias y, además, como quiera que el entorno elegido es objeto de una protección cultural y patrimonial especial, va a servir para ‘sacarles algo de pasta a los suecos y que la empleen en mejorar el entorno y la llegada a la cantera de La Molineta.

La Junta de Andalucía ha encarrilado diversos procesos para dotar de una protección especial a diversos espacios de la capital, para que no pase, entre otras cosas, lo de la Cueva de Conan: que nadie le hizo caso en décadas y que todo el mundo lloró lágrimas de cocodrilo cuando la pala se la llevó por delante, tras esos largos períodos de pasotismo.

En el caso de la cantera de La Molineta, como quiera que Ikea es el primer interesado en su propia implantación, se van a matar dos pájaros de un tiro, puesto que la firma sueca, que no debe estar dirigida por ningunos tontos sino más bien por gente súper preparada y que ve las cosas de lejos, ha decidido arreglar ella el entorno, hacer un camino para la llegada a la propia cantera y además se habla de que podrían llevarse a cabo incluso hasta algunas acciones de musealización, como la instalación de audiovisuales que expliquen de qué se trata.

Es lo que pasa cuando la administración, en lugar de dedicarse a darle por el saco a la empresa privada, se decide a colaborar con ella. Porque no conviene olvidar que lo que la empresa privada quier, siempre, es que se genere valor, empleo y riqueza, que se den las condiciones para poder desarrollar cosas y no que se pongan piedras en el camino y palos en las ruedas a cualquier iniciativa que pueda ser interesante para la ciudadanía y para las ciudades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>