Hospital Provincial: guerra institucional y de infraestructuras, capítulo ‘N’

Tomás López · Almería

 260214

Salimos, más o menos, a una batalla por semana. Es la Guerra de las Infraestructuras entre instituciones, fundamentalmente entre la Junta de Andalucía y la Diputación de Almería, con alguna incursión del gobierno central, es decir, entre PP y PSOE, en la antesala de los comicios europeos, que son el banderazo de salida para las elecciones municipales del año próximo.

Hemos pasado capítulos largos que ahora parecen recientemente encauzados, como la remodelación del Ayuntamiento de Almería, tenemos otros absolutamente empantanados, como la Estación de Ferrocarril, el soterramiento, el AVE y, ahora, el Hospital Provincial, que es el que nos ocupa.

Lo básico en la historia de estos hechos es que tenemos un BIC (Bien de Interés Cultural) hecho unos zorros, en mitad de la ciudad, medio cayéndose en algunas de sus partes, y nadie se quiere hacer cargo de él. La instalación es propiedad de la Diputación y ha sido usada por la Junta de Andalucía durante años, desde 1990. Ahora, al dejar de hacerlo, el Hospital está en un estado impresentable y, sea lo que sea lo que la Diputación vaya a hacer con él, requiere de una fortísima inversión.

Y en este punto es donde empiezan los problemas: ¿Quién la asume? ¿De dónde sale el dinero? ¿Quién es el responsable del deterioro? Obviamente, ustedes son mayorcitos para formarse su propia opinión sin que desde ningún medio tengamos que ‘orientarla’.

Lo que sí es llamativo es la fortaleza con la que se suelen defender los Bienes de Interés Cultural en muchos ámbitos, la de precauciones que hay que tomar con ellos en todos los sentidos y, en cambio, lo poco que parecen importar en otros casos; se nos vienen a la memoria, ahora mismo, concretamente dos: el Cortijo del Fraile y este Hospital Provincial.

Y además, siendo triste que no haya en los presupuestos de las instituciones una partida para poner en valor este histórico edificio, posiblemente lo más grave hayan sido los años que han pasado mientras se ha dejado que llegue a este estado de deterioro. ¿Alguien le ha prestado atención a su estado desde que, en 2007, fue declarado Bien de Interés Cultural?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>