Hablar en femenino, cuando lo hacen como políticos

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 240715 Concejales asturianos

Me vais a permitir que hoy hable de un tema que no está directamente relacionado con Almería. O sí. Leo en Ideal que dos señores, concejales del partido morado en Asturias, han decidido que a partir de ahora, en sus comunicaciones a la ciudadanía de su concejo, van a hablar únicamente en femenino. A principios de septiembre, vuelve a las ondas el maestro Carlos Herrera, una de cuyas frases más lapidarias es aquello de que “en España no cabe un tonto más; como nazca uno más, se caen por los bordes”. No sé, se me ha venido esto a la cabeza ahora; no es que tenga nada que ver con este caso particular; o sí. Vamos a ver si me aclaro: el caso es que estos tipos han decidido que, aunque en su vida normal, cuando hablan de los vecinos dicen vecinos, cuando hablan de carteros dicen carteros; cuando hablan de estúpidos, dicen estúpidos; y cuando hablan de ser más tonto que orinar hacia arriba y quejarse luego de que llueve utilizan también el género masculino para referirse al tonto en cuestión, cuando utilicen el lenguaje de forma institucional y oficial, preferirán hablar de vecinas, carteras (ojo a esto que la cartera es una palabra polisémica, a diferencia del cartero), estúpidas y tontas. El problema es que con el nivel intelectual que están demostrando estos dos ciudadanos (no sé si habría que referirse a ellos como ciudadanas), no sé si no va a ser un lío, para ellos, diferenciar cuándo estén hablando como persona o persono y cuándo lo hagan como representante o representanta institucional (o quizás institucionala). No voy a entrar ya en el debate de si estos señores no se han enterado de que el hecho de que el genérico del castellano, desde que este idioma existe, es el masculino en una buena parte de los vocablos, pero no en todos (en el caso de taxista, poeta o callista, el genérico es el femenino). Probablemente es un debate perdido en este caso. Pero lo que me intriga de todo esto es, si han tomado esta determinación, ¿a nosotros qué nos cuentan? ¿Qué nos importa a nosotros si estos señores se pasan la gramática castellana por el arco del triunfo? Si han decidido cometer faltas gramaticales incluso hablando, ¿por qué nos lo cuentan? Y claro, menos aún vamos a hablar de la importancia que tienen otros temas como el paro, la crisis económica, la falta de inversión pública, el cierre de empresas, la necesidad de invertir en educación, cultura, sanidad o atención social, el enfrentamiento sociopolítico soterrado en la sociedad civil o los independentismos; como para que estos dos amiguetes estén dándonos la lata con si le ponen la ‘a’ o la ‘o’ al final de cada una de las interesantísimas palabras de las que se compone el discurso con el que nos obsequian. ¡Anda ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>