Greenpeace: Ahora Roquetas

José María Sánchez Cañabate · Almería

 250816

Ya ha hecho público, la organización ecologista Greenpeace, el informe con sus objetivos estratégicos de este año, es decir, con aquellos proyectos contra los que va a luchar para conseguir que no se desarrollen.

Para los no iniciados, son los proyectos que esta organización elige para darse publicidad y autobombo, para justificar las cuotas de sus asociados y para conseguir fondos para que sus activistas a sueldo, ecologistas de cartera, sigan viviendo de esto toda la vida.

Y vaya por Dios: nos ha vuelto a tocar la china; otro año, como ya ocurrió con El Algarrobico, también este año hay un proyecto para boicotear y sabotear en la provincia de Almería. Son, en total, cinco en España, a saber, el denominado almacén de Gas Natural en el entorno de Doñana, una refinería iraní relativamente cerca de las Marismas Huelva, Las Salinas de Roquetas y la Ribera de Algaida, aquí en Almería, y la gaditana Ciudad del Surf en Tarifa.

Pues nada, ya se pueden echar a temblar los promotores de estos proyectos, que seguramente todos coinciden en una cosa, en que crearían valor y empleo para las zonas escogidas, porque si Greenpeace les ha puesto el ojo, ello significa que les espera una guerra de acciones ilegales, ruidosas y sobre todo tremendamente molestas a partir de ahora.

No hace falta que recordemos todo lo que han hecho en El Algarrobico, contando un asalto y el pintado de los términos ‘Hotel Ilegal’ de manera gigante y para que se vea desde el aire, el mar y la tierra sobre su fachada.

Alegan, según leemos en el digital Noticias de Almería, que “las Salinas de Roquetas de Mar y la Ribera de Algaida constituyen el “último pulmón verde” de este municipio de Almería y donde se prevé la construcción de cerca de 8.000 viviendas y varios hoteles”.

Además, junto con la Sociedad para el Estudio y la Recuperación de la Biodiversidad Almeriense (Serbal), afirman haber recogido más de 20.000 firmas “a favor de preservar en su estado actual tanto sendos parajes de “gran interés” sobre los que el Consistorio roquetero ha aprobado un plan de reparcelación que “implica la desaparición total de las antiguas salinas y un golpe mortal” a este espacio que encierra el yacimiento arqueológico de Turaniana”.

Simplemente creo que es importante recordar que cuando los señores de Greenpeace pusieron el foco en El Algarrobico, el hotel ya estaba prácticamente terminado y que ahora, gracias a su actuación y a que a un grupo de políticos, técnicos y magistrados se les empequeñeció determinado órgano muscular del tramo final de su aparato digestivo, con más miedo que siete viejas a las acciones de estos chicarrones de Greenpeace, ahora los españoles tenemos que gastarnos una pasta pero que muy gansa en echarlo abajo y los carboneros y los almerienses se quedaron sin un espectacular polo de desarrollo turístico y de creación de empleo.

Señores, ahora van Las Salinas de Roquetas. ¿Vuelta a empezar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>