Granizada

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 191017

Ayer llegó uno de esos fenómenos que experimentamos prácticamente todos los años y que, cada año, nos sorprende. Es la granizada de otoño de cada campaña, ese momento en el que el calor del verano, prolongado cada vez más en el tiempo, se topa con el inexorable  paso del tiempo y cambio de la estación climática y, de ese choque, se obtiene como resultado una especie de cataclismo meteorológico que nos hace pensar a algunos en el fin del mundo.

Ayer cayó la mundial en Almería; primero en el Poniente y luego en la capital y el resto de la provincia. Granizos del tamaño de una pelota de tenis, rayos, truenos y centellas, que diría el poeta y, en general, mucho miedo a que el cielo se derrumbe sobre nuestras cabezas.

Consecuencias: destrozos en las ciudades, mucho daño en el campo almeriense, sobre todo en el Poniente, que en los próximos días será valorado, y algunas infraestructuras que no deberían verse tan afectadas, pero que han cedido ante la fuerza de la naturaleza.

Ha habido incidencias en diferentes edificios administrativos y, entre ellos, lo más llamativo lo del Aeropuerto, en el que se ha derrumbado un falso techo con motivo del peso del granizo. Cierto es que en Almería no graniza ni siquiera la mitad de los días del año (o a lo mejor sólo uno al año), pero de ahí a que un edificio como el Aeropuerto, que por cierto, anteayer ofrecía unos magníficos datos de visitantes, no esté preparado para soportarlo, da qué pensar e invita a que alguien tenga que reflexionar.

Pero ésa es una reflexión que no es propia sólo del Aeropuerto y sus responsables, sino de todas las instituciones cuyas infraestructuras ceden en cuanto un día pasa algo como lo de ayer. Que las instalaciones en Rusia, Finlandia o Los Pirineos estén preparados para el granizo a la nieve no tiene mucho mérito.

Los que sí tienen que currárselo son quienes gobiernan y administran infraestructuras en un lugar como Almería, para que todo esté preparado cuando pasa una contingencia tan extraña e inhabitual como la de ayer aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>