Gastos del Ayuntamiento

José María Sánchez Cañabate · Almería

 290316

Ayer hubo pleno en el Ayuntamiento de Almería. Pleno de presupuestos y, la verdad, para un ciudadano de a pie la palabra que define el cruce de declaraciones entre los portavoces, a propósito del particular, es asombro.

Asombro porque, como si de un partido de fútbol se tratara, para los del gobierno municipal la gestión económica ha sido sobresaliente y se ha saldado con 4,7 millones de superávit y para los de la oposición se trata de unos presupuestos imprecisos, desiguales y que no han cumplido las previsiones en demasiadas de las partidas.

Llaman la atención acusaciones como la del PSOE, que dice que una actividad de vacaciones para la tercera edad pasó de los 25.000 euros presupuestados a 1,3 millones; lo dicho por Ciudadanos acerca de un acto de homenaje a la mujer que triplicó la previsión de su gasto; o Izquierda Unida, que no ve justo que al Almería se le den más de 300.000 euros más la cesión gratuita del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Para su portavoz, el consistorio está siendo “cicatero” en algunos conceptos importantes, para ser demasiado generoso por ejemplo con el equipo de fútbol.

A todo ello, el grupo de gobierno aduce que la capital es la menos endeudada de las de Andalucía y además pasa al ataque recordando la deuda de más de siete millones y medio de euros que la Junta de Andalucía mantiene con las arcas municipales y que podrían servir para hacer muchas cosas.

La conclusión de la oposición es que la liquidación de estos presupuestos pasados obedece a una intención electoralista por parte del gobierno municipal del Partido Popular, puesto que 2015 fue año electoral. Tampoco ha descubierto la pólvora quien utiliza esta acusación: el hecho de gastar más en los años electorales ni lo ha inventado el PP de la capital almeriense ni es exclusivo de los ayuntamientos: lo hacen todos los partidos en todas las administraciones.

Del mismo modo, de todas las acusaciones vertidas en el pleno de ayer, sí que convendría que alguien aclarase por qué un gasto previsto de 25.000 euros pasó a liquidarse por 1,3 millones. Si ello fuera verdad, debe haber alguna razón muy poderosa para ese ‘disparo’ presupuestario. No están las cosas para ese tipo de desajustes tan, digamos, pronunciados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>