Fuego

José María Sánchez Cañabate (foto La Voz de Almería)  · Almería

 280314

Según informaban ayer fuentes oficiales, ya está controlado. Atrás quedan, según las primeras cifras oficiales, unas 3.400 hectáreas que han ardido en la Sierra de Gádor, que han destrozado matorral y pino especialmente, a través de los términos municipales de Alhama, Terque, Santa Fe, Enix, Gádor y la capital.

No hemos querido tocar este tema ni ayer ni anteayer, aunque en realidad no nos hubiera gustado tener que tocarlo nunca, pero la realidad, la cruda realidad es que es la noticia de la semana en nuestra provincia.

Alrededor de 600 efectivos han luchado contra este incendio en Sierra de Gádor, entre el Infoca de Almería y de provincias limítrofes y miembros de la UME, así como técnicos de medio ambiente y otros cuerpos de seguridad y de protección.

Su trabajo ha sido brutal, encomiable, a pesar de lo cual no han podido evitar que se pierda una riqueza natural que había tardado siglos en producirse y que no se recuperará antes de que pasen otros tantos.

Queda el consuelo de saber, o intuir, que esta vez el fuego no ha sido provocado, no ha salido de la mente calenturienta y enferma de un pervertido o de un depravado, que disfruta con la destrucción de la riqueza natural que es de todos o que antepone intereses económicos a corto plazo sobre el patrimonio que las personas podemos disfrutar por los siglos de los siglos.

Leve consuelo, porque un paseo hoy por los parajes destrozados por el fuego coloca cualquier alma a la altura de los zapatos y nos hace recordar, una vez más, lo pequeños y vulnerables que somos todos, hasta los que más invencibles se creen.

El otro consuelo, éste sí mayor, es que no ha habido víctimas personales, cosa no sencilla en estos casos, puesto que tanto entre la población civil como entre los cuerpos de intervención suelen producirse bajas que convierten el drama en tragedia.

En el linde de la propia tragedia, como siempre, habita el oportunismo y ya se han podido leer comentarios sobre qué hacían los políticos en la zona del incendio y si alguno salía sonriendo más que otro en alguna foto. A quienes han criticado la presencia de los representantes públicos en la zona cero, habría que preguntarles qué hubieran dicho si se hubiera sabido que, ante un drama de tal magnitud, no se hubieran desplazado al lugar. A veces, se habla por no callar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>