Fruit Logística y la huelga: el exhibicionismo a la agonía

José María Sánchez Cañabate  · Almería

 040216

Podríamos bautizar a ésta como la semana de la paradoja en el mundo agro almeriense: mientras en la feria Fruit Logística de Berlín Almería saca pecho de su campo, se muestra como la primera potencia española y una de las más relevantes a nivel europeo, en casa, en nuestra provincia, la actualidad viene marcada por una huelga en protesta por las precarias condiciones del mercado.

Mañana jueves, no se servirán hortalizas en la mayoría de los grandes almacenes, no trabajarán gran parte de nuestros agricultores y se augura un paro bastante generalizado en un sector que vive de los propios productores, que paradójicamente están asfixiados por unas condiciones que se marcan desde el propio sector.

Los agricultores almerienses ya no aguantan más. El campo está al límite y el sector vive pendiente de que haga mucho frío, porque de lo contrario las cuentas no salen y los productores corren peligro de ruina; una realidad que se ha dado este año en toda su amplitud.

Almería tiene muchas cartas en su mano, tiene un extraordinario poderío agrícola y unas condiciones climáticas y geográficas que le dan ventaja en determinados momentos del año. A ello hay que unir el grado de desarrollo que la gente de nuestro campo ha logrado alcanzar y que nos ha colocado como ejemplo mundial.

Sin embargo, seguimos dependiendo del clima y continuamos teniendo una competencia que cada día se hace más compleja y agresiva: a holandeses, israelíes y belgas ya se han unido, con todo derecho, marroquíes, turcos, italianos, franceses y otros territorios españoles como por ejemplo Murcia, que este año está fuerte.

Mientras ayer las autoridades visitaban los stands de las empresas almerienses en Berlín destacando su poderío, en Almería se cerraban los preparativos para una huelga que protesta contra una campaña terrorífica, provocada por el propio sistema y por los agentes que en él se mueven.

La paradoja es esa dualidad de la agonía en origen y la exhibición en destino. Probablemente, la prudencia instaría a que se buscara un término medio que nos permitiera la cuadratura de costes en el terreno y nos diera motivos para mostrar la potencia que tenemos en el extranjero. Al final, la conclusión es siempre la misma: falta diálogo y comunicación para que el sector se mueva como un todo y no provoque estas paradojas que tan poco decorativas quedan, de cara al exterior… y al interior.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>