Fernández-Pacheco, alcalde

Tomás López · Almería

231115

Cualquier almeriense que hace un mes cayera en un súbito coma o se marchara de vacaciones a Honolulu y esté hoy de regreso habrá flipado en muchos colores. Como si fuera una película americana de éstas, una comedia de situación típica, Luis Rogelio, que llevaba doce años de alcalde, ya no lo es; sin que nadie sepa muy bien explicarnos por qué, ya que fue elegido hace menos de medio año en elecciones; y su sucesor es un joven de poco más de treinta años, que tan sólo lleva una legislatura y seis meses en el Ayuntamiento y que, hasta ahora, nunca había entrado en las quinielas sucesorias; entre otras cosas porque no las había y nadie ponía en duda la continuidad del ahora senador.

El caso es que Ramón Fernández-Pacheco es el nuevo alcalde de Almería y su llegada al cargo ha tenido la virtud de que absolutamente nadie lo ha cuestionado. Si el relevo se hubiera hecho necesario hace cuatro años, los candidatos hubieran sido muchos y seguramente habría habido debate: desde Javier Aureliano hasta Paco Amizián, sin olvidar a Pablo Venzal.

Todos han quedado en el camino, en favor de un joven y prometedor político, que ya se había hecho fuerte en la estructura provincial y regional del partido y que ha ganado enorme protagonismo en el área de Cultura, puesto que sus apenas seis meses en Urbanismo tampoco han dado tiempo para demasiado.

Fernández-Pacheco ha adelantado a gran velocidad a todos los concejales que, hace apenas un año, disfrutaban de una posición de mayor peso en el consistorio. Hay que recordar que hace cuatro años, el alcalde realizó una reestructuración del esquema municipal de gobierno, formando cinco grandes áreas que quedaron comandadas por los llamados súper-concejales, como María Muñiz, Pablo Venzal, Manolo Guzmán o incluso un Juan José Alonso que, en la macro-área que dirigía, tenía como concejal adscrito al propio Fernández-Pacheco, quien hoy ha pasado a ser su jefe.

Del ahora alcalde se valora y mucho su capacidad de diálogo, su tranquilidad y serenidad a la hora de afrontar los asuntos más importantes y su habilidad para no crear problemas sino para resolverlos. Abogado de formación, con experiencia en la gestión municipal como asesor, antes que concejal, y nacido en el seno de una familia de tradición en Almería, cuyo abuelo incluso llegó a ser alcalde, Ramón Fernández-Pacheco ha visto descansar sobre sus hombros el voluminoso peso de la sucesión de todo un mito político, como Luis Rogelio, alcalde en tres legislaturas y presidente de Diputación en dos.

Pero sobre todo, tiene ante sí el reto de utilizar los próximos tres años y medio en convencer al electorado que votó a Luis Rogelio y a algún votante más de que él es un alcalde solvente, fiable y válido para la capital almeriense. Un trabajo duro, pero al mismo tiempo pleno de ilusión. Ha comenzado una nueva era en la historia de la capital almeriense y su protagonista se llama Ramón Fernández-Pacheco Monterral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>