Esto es Podemos: ¡A disfrutarlo!

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 160216

Quien esté sorprendido, allá él; yo “ni mijita”, como diría el clásico. Esto es Podemos, es lo que ya se sabía a poco que se investigara y documentara un poco; es lo que se podía esperar. La pasada semana, el diputado de Podemos por Almería hizo su primera visita oficial a la provincia por la que ha sido elegido parlamentario… ¡¡desde las elecciones!! ¿Os acordáis cuánto tiempo hace ya de esto?

Sí, sí: es el mismo que advirtió que preferiría seguir trabajando en su profesión, la de abogado,… desde Sevilla. ¿Para qué se va a trasladar a vivir aquí, a Almería, que es la provincia que se supone que tiene que defender en el Congreso de Madrid? Sería un engorro, obviamente.

Podemos decir, sin mucho temor a equivocarnos, que a este señor le importa tres pepinos lo que le pase a Almería. Él ya tiene bajo el brazo su acta de diputación, su pasaporte a Madrid y su excusa para tirarse cuatro años cobrando un generoso sueldo para defender a titiriteros, no secundar el pacto antiterrorista y hablar de soluciones habitacionales y otras zarandajas varias.

Es lo que tenemos; es lo que habéis votado algunos. Ayer, el iluminado mayor, el tal Iglesias, volvió a dar muestras de que ha bajado apresuradamente de una nave espacial, al contar a los cuatro vientos su propuesta de pacto para los próximos cuatro años, basada en que él será vicepresidente y controlará todos los resortes de poder, incluidos los servicios de inteligencia y los medios de comunicación públicos, además de hacerle la estructura de ministerios a quien, siendo muy generoso, deja la presidencia: Pedro Sánchez.

Quien esté sorprendido, repito: allá él yo “ni mijita”. Todo esto obedece perfectamente a su personalidad, a lo que ha dejado ver de sí mismo desde que dio el salto a la palestra, a la vida pública, lo que ha manifestado desde que comenzó su carrera electoral y lo que ya ratificó cuando se postuló como vicepresidente, tras reunirse con el rey, sin ni siquiera habérselo contado antes al tipo al que proponía como presidente.

¿Un loco? ¿Un prepotente? ¿Un cachondo mental? ¿Un poco de todo? No lo sé. ¿Quién lo sabe? Seguramente ni él mismo. Él es Pablo Iglesias, el padre de Podemos, una formación hecha a su imagen y semejanza, cuyos parlamentarios como el de Almería, no creen importante dejar su trabajo en Sevilla ni trasladarse a vivir aquí; no creen importante conocer un poco la tierra por la que se presentan a diputados; y tampoco creen importante haber visitado esa tierra un poco antes del transcurso de dos meses tras haber sido elegido.

Esto es lo que algunos habéis votado. Ahora, ¡a disfrutarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>