¿Escuela pública ‘para todos’?

José María Sánchez Cañabate  · Almería

 190214

Hablábamos ayer acerca de una denuncia sobre el estado del Hospital del Poniente y hacíamos extensivo el comentario al estado de la sanidad pública andaluza y española. Hoy, a consecuencia de una noticia aparecida en los periódicos almeriense, que cuenta la celebración de las XVI Jornadas de Directores de Institutos de Secundaria de Andalucía en Almería,  queremos detenernos un poco en el tan manido tema la sanidad y la educación pública.

Manido, a nuestro modo de ver, de una manera absolutamente artificial, puesto que el debate está tan carente de contenidos reales y tangibles como demuestra el hecho de que todo a su alrededor está teñido de política. Como muestra, el titular más destacado en la noticia de estas Jornadas, que habla de que la Junta de Andalucía anima a que se defienda la educación pública en la comunidad y en el resto del país.

Nos gustaría saber, verdaderamente, en qué están en desacuerdo al respecto los grandes partidos políticos de este país. Me gustaría saber si hay alguien en este país que esté en contra de la educación pública. Sería interesante saber si quienes dicen defender la educación pública, tienen algo en contra de la educación privada. Y estaríamos encantado de saber si hay en este país alguien que prohibiría, que desterraría, que finiquitaría alguna de las dos, la pública o la privada.

Nos parece que este debate está bastante teñido de esa demagogia que en ocasiones, muchas o pocas que cada uno opine, rodea a la política. Tanto que, en realidad, tenemos serias dudas de que exista debate. ¿No sería más sencillo que ambos modelos de educación conviviesen armónicamente y que cada cual, en función de sus preferencias, posibilidades económicas, opciones religiosas o de cualquier otro criterio, escogiese? ¿No es absolutamente incontrovertible que este país necesita un modelo educativo público que funcione, bien dotado económicamente, con buenos profesionales y que éstos tuviesen a su disposición las herramientas y normativas para poder educar en condiciones a nuestros jóvenes? ¿Y no es igualmente lógico el que debe existir la libertad para que surjan alternativas educativas de índole privada, siempre y cuando tengan su público y puedan subsistir de manera independiente? ¿Cuándo se lee un eslogan como el de ‘Escuela pública para todos’, qué se está queriendo decir, que aquellos que libremente quieran estudiar en una escuela privada no deben poder hacerlo? ¿Y repetimos, hay alguien en este país que no tenga claro que la educación pública debe ser potente, eficaz y para todo aquel que la necesite?

Y si esto es así, ¿de qué estamos hablando?

Pues bien, en los mismos términos podemos expresarnos al hablar de salud; cambie usted el término educación por el de sanidad y tendremos el mismo razonamiento. ¿No nos parece que en dos temas tan capitales, la lógica, la naturalidad y el orden deben prevalecer sobre las luchas políticas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>