Empadronamientos

Tomás López · Almería

240717

Una nueva polémica ha saltado en el ámbito municipal. Según informaciones de Ideal, la Unidad de la Policía Judicial de la Guardia Civil tiene abierta una investigación acerca de posibles empadronamientos fraudulentos en el municipio de Roquetas de Mar.

No está demasiado clara cuál sería la finalidad de estas prácticas, pero se habla ya de cientos e incluso el sábado el periódico publicaba el término ‘miles’ para referirse a este asunto, que desde luego abre un frente del que siempre se ha hablado, pero que nunca ha estado presente en los titulares de los periódicos, precisamente porque no había base policial ni judicial.

Sospechas de tramas para empadronar en un municipio a gente que no vive o que ni si quiera lo ha pisado ninguna vez ha habido siempre. Incluso, algún pueblo almeriense ha tenido siempre a su alrededor sospechas de que determinados políticos se beneficiaban de estas prácticas para incrementar de manera fraudulenta sus votos. No ha sido nunca el caso, que se sepa, de Roquetas, donde además la hegemonía del actual alcalde ha sido muy amplia durante décadas.

Es un tema que, más que en grandes municipios, suena a pequeños pueblos donde los gobiernos se deciden por 50 votos y donde el alcalde en el poder, o quién sabe si el candidato de la oposición, se entretiene en empadronar a amigos, familiares o incluso a desconocidos ‘de pago’ para asegurarse cuatro años más en la poltrona.

No haría mal la Unidad Judicial en echar un vistazo intestigatorio en este tipo de municipios, digamos de un tamaño pequeño-medio, lo suficientemente grandes como para que el alcalde sí disfrute de sueldo, pero lo suficientemente pequeños como para que la alcaldía se decida por un número, digamos, ‘manipulable’ de votos.

Sin tener conocimiento directo de nada, sino nada más que sospechas, yo no pondría la mano en el fuego por asegurar que no haya sucedido esto en algún pueblo de Almería, de ésos entre 1.000 y 5.000 habitantes, de ésos en los que hay alcaldes que pasan años y años en el cargo si que sea posible desbancarlos de allí, de ésos en los que el alcalde termina creyendo que el pueblo es suyo y su presencia en la poltrona municipal parece haber entrado en bucle.

Por decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>