El valor del sector hortofrutícola almeriense

José María Sánchez Cañabate  · Almería

 240214

Arrancamos esta semana con un informe de la delegación almeriense de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente sobre el valor general del sector hortofrutícola de Almería. Se trata de una importancia que todo almeriense conoce y que convierte  a este sector en el principal sostén económico de la provincia y a Almería en un pilar importante en la economía.

Según nos cuentan en Diario de Almería, el sector facturó en la pasada campaña 2.000 millones de euros, que supone más de la cuarta parte de lo que ha facturado el mismo sector en toda España en el mismo período y un incremento de casi el 10% con respecto al año anterior.

De esos 2.000 millones, 1.780 llegaron por la facturación de producto que fue a parar fuera de las fronteras españolas, lo cual incrementa el valor de esta producción vía exportación, ya que supone una importante entrada de capital en España, vía agricultura almeriense. La Unión Europea es el destino principal de toda esa producción nacida en Almería, llevándose el 97% de la producción, y los países de destino con mayor capacidad de compra en nuestra tierra son Alemania, Francia, Holanda y Reino Unido. Tomate, pimiento y pepino son, por este orden, los productos más vendidos desde Almería.

Como ‘ensalada’ de datos no están mal, pensamos nosotros. Ahora bien, la realidad de esas cifras tan potentes contrasta con las dificultades que cada año pasan agricultores, empresas comercializadoras y, en general, el tejido productivo, integrado en un sistema en el que, en gran parte, los precios los marcan quienes vienen a comprar, o al menos influyen de manera decisiva en ellos.

Se habla y no se para de que la solución a ese problema es la integración, la concentración de la oferta, la puesta de acuerdo de la producción almeriense (y no almeriense) para no estar sometidos de esta manera tan cruenta a los vaivenes del mercado. Sin embargo, hay otras experiencias y otras iniciativas que también parecen contribuir a que la producción y la comercialización en origen tenga algo más de peso en la cadena comercial del sector hortofrutícola.

Mientras todo ello va cuajando, lo importante es ser consciente de que Almería y su sector productivo en materia de frutas y verduras tiene un poderío y un potencial extraordinario, protagoniza más de la cuarta parte de lo comercializado en toda España y es un proveedor insustituible, así como suena, en el concierto europeo cuando llegan los fríos. Habrá que sacarle cada día más partido a estas ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>