El proces(o) en IU Almería y las primarias

Álvaro Fuentes Soler · Almería

 250917

Hay proceso también (o ‘proces’, como queramos) en Izquierda Unida Almería.  Se termina le etapa de la ejidense Rosalía Martín y comienza la pugna ente el nijareño Alexis Pineda y la huercalense María Jesús Amate.

Obviamente, la primera conclusión es que Izquierda Unida en la capital tiene un papel bastante discreto en la organización, a pesar de que más de un tercio de la población de la provincia está en la propia ciudad.

Más allá de ello, hay que seguir con lupa este proceso, a pesar de que se trate de un partido (o coalición) cada día más minoritario en España y en concreto en Almería, un partido que ha decidido voluntariamente ponerse a la sombra de Podemos y que, curiosa y estrafalariamente, sigue existiendo en algunos ámbitos pero en otros se ha integrado en la formación morada.

En Almería, es curioso que IU se presentara a las elecciones dentro de Unidos Podemos a las generales, pero compitiera con Podemos en las municipales. La duda es qué pasará en las próximas municipales.

En todo caso, esto de las primarias y los procesos electivos en formaciones políticas es un arma que carga el diablo, porque como estamos viendo en el PSOE con las primarias a la secretaría general provincial (que por cierto serán el 1 de octubre; no había otra fecha) y como se empieza a ver en Izquierda Unida, el debate en muchas ocasiones termina en cuitas personales.

Que Sánchez Teruel deje caer con bastante claridad que se siente traicionado por Pérez Navas en el PSOE o que Emiliano Domene (IU Huércal) diga que no se alineará con ninguna de las candidaturas, ni con Amate ni con Pineda, hasta que no trabajen conjuntamente, demuestra determinadas rupturas y fracturas que, lejos de ayudar o de suponer un “rico debate” como se dice muchas veces, la realidad práctica es que termina por quebrar la unidad de las organizaciones.

De momento, el lenguaje está siendo más grueso en el PSOE que en IU, pero el proceso de éste lleva camino de endurecerse como el de aquél. Y eso es lo único que le faltaba a una Izquierda Unida que cada día parece más un viejo recuerdo del pasado o una pequeña sucursal romántica de Podemos.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>