El PP y el PSOE… ¡se hablan en Almería!

Tomás López · Almería

180216

No estaría mal que los máximos dirigentes de PP y PSOE echaran un vistazo a lo que pasó ayer en Almería. El vicepresidente de la Diputación y secretario general del PP, Javier Aureliano García; y el delegado de Turismo de la Junta y representante del PSOE, Alfredo Valdivia, comparecieron ante los medios de comunicación para presentar el plan conjunto de medidas que han acordado para promocionar turísticamente Almería

Que se sepa, ni García Molina ni Valdivia han mostrado signos de ningún salpullido o alergia por haberse sentado a negociar, planificar y trabajar conjuntamente por el bien de los ciudadanos. Es más, han conseguido acordar un plan conjunto entre Diputación y Junta de Andalucía que va a suponer una inversión de casi medio millón de euros.

Ahora que estamos agotando el tiempo de la negociación, tengo muy claro que PP y PSOE tienen bastantes más cosas en común que cualquiera de ellos con Podemos, formación que inspira de todo menos seriedad. Es más, el amigo Pablo Iglesias no parece otra cosa que estar de cachondeo cuando le pide a Pedro Sánchez que abandone la prepotencia para poder llegar a un acuerdo con él.

La única explicación que encuentro al comportamiento agresivo y humillante de Iglesias es que está buscando que lo descarten como compañero de viaje, pero cree que es mejor que sean otros los que tomen esa decisión y no él. Dicho de otra manera: a Pablo Iglesias no le interesa ser vicepresidente de Pedro Sánchez; no le interesa políticamente ni personalmente; cree que puede obtener mucho más a corto y medio plazo si no pacta. Pero no quiere ser él el que evite el tan cacareado gobierno de izquierdas, del cambio (tampoco ha sido muy original en el término: Felipe González y Alfonso Guerra ya lo utilizaron en el 81).

Pero el desdén de Iglesias hacia Sánchez y el PSOE no es más que una constatación más de un hecho tajante: Podemos y PSOE no se parecen en nada, no pueden pactar ni las tablas en una partida de ajedrez, entre otras cosas porque Podemos no es una fuerza ni constitucional ni siquiera, apurando, demócrata; como ha demostrado Iglesias autoproclamándose vicepresidente y dándole hecho el gobierno al que se supone que debe ser su jefe.

En cambio, PP y PSOE tienen muchas cosas en común, incluyendo muchos, demasiados casos de corrupción en sus filas; ovejas negras que se han descarriado por el camino y que no son más que excepciones en partidos democráticos, legales y que han trabajado mucho por España.

No me cabe duda de que un gobierno formado por PP, PSOE y Ciudadanos es lo que necesita España en este momento y viendo ayer a representantes de los dos primeros de ellos trabajar juntos lo demuestra de manera evidente y tajante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>