EPA, paro, economía sumergida y Almería

Tomás López · Almería

 250714

La noticia de la jornada, ayer (y hoy por extensión) es la publicación de la Encuesta de Población Activa (EPA) que ha arrojado, según los análisis que se manejaron ayer, los mejores datos desde el año 2005. Ya era hora, que dirá alguno. Nunca antes, desde esa fecha, se había conocido una cifra de reducción del desempleo tan alta ni tantos meses seguidos con bajada del número general de parados.

Decía ayer, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, que la buena noticia es que estas cifras constatan que se ha frenado la sangría. Y lleva razón. Han sido demasiados años con bajadas constantes del paro, primero con el gobierno Zapatero, que supuso ocho años de crisis económica brutal y su consiguiente reflejo en el empleo; y luego con los primeros años de la era Rajoy, en los que tampoco se consiguió combatir esa tendencia, aunque sí frenarla progresivamente.

En Almería, los datos que ofrecía ayer la Agencia Europa Press tienen sus matices. Por ejemplo, nuestra provincia ha sido, en esta oleada de la EPA, una de las provincias con la tasa de desempleo más alta, en concreto un 35,5%, lo cual sigue siendo una auténtica barbaridad y supone que 126.000 de nuestros paisanos en edad y condición de trabajar no lo está haciendo.

No queremos mirar para otro lado ante una realidad que está constatada y que nos afecta a todos, además de afectar a estas cifras, como es el tema de la economía sumergida: hay mucha gente, también en Almería, que percibe una prestación por desempleo y, además, trabaja irregularmente para no cotizar por esos ingresos. Es posible que uno de los retos pendientes del sistema de prestaciones por desempleo esté en la descripción y búsqueda real de los verdaderos parados y en dejar de prestar atención y prestación a quienes no lo están e incluso a quienes prefieren no trabajar y cobrar las ayudas económicas de la administración.

En cualquier caso, escuchar que Almería es una de las provincias con mayor tasa de paro provoca escalofríos, sobre todo al valorar que nuestra provincia disfruta de un sensacional salvavidas en este aspecto, que es el sector hortofrutícola. Casi es mejor no imaginar qué ocurriría con nuestra provincia si no tuviéramos el ‘agro’ como refugio para nuestra tasa de paro.

En definitiva, las cifras que ayer se convirtieron en la principal noticia del día nos hablan de optimismo por el cambio de tendencia y también de mucho trabajo que resta por hacer para recuperar el terreno perdido en la búsqueda de unas tasas de paro mucho más acordes con un país de nuestras características; y eso vale también para Almería, provincia que ha de seguir siendo motor económico al menos en Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>