El momento político II: elecciones andaluzas

José María Sánchez Cañabate · Almería

 200115

Nuestro artículo de ayer se titulaba ‘El momento político’ y venía a describir la situación política especial, convulsa y novedosa que vivimos en el actual año ‘multi-electoral’, tanto en España como en la propia Almería.

Pues bien, realmente lo único que faltaba era la posibilidad de elecciones andaluzas, que durante la jornada de ayer se disparó a medida que pasaban las horas. La presidenta andaluza, Susana Díaz, saltó a la palestra con una doble noticia: por un lado, que está embarazada, lo cual si bien es algo que pertenece a su vida privada, evidentemente no deja de influir de manera importante en la actualidad política y en la situación de la administración andaluza; y por otro, la confesión de la presidenta de que no se siente con los apoyos que considera fundamentales por parte de sus compañeros de coalición (IU) para terminar la legislatura.

Recapitulemos pues: en marzo, posiblemente elecciones andaluzas; en mayo, municipales; en octubre catalanas (que nos influyen más de lo que su nombre podría hacer pensar); y a lo largo del último trimestre del año, las nacionales.

A nadie le puede caber ninguna duda de que el convulso, reactivo, agitado e incierto momento político que se vive en España tiene mucho que ver en la estrategia utilizada por las fuerzas políticas a la hora de fijar el calendario electoral.

Ayer se conocía una nueva encuesta sobre intención de voto (salimos a casi una por semana) y en ella el PP parece recuperar posiciones, adelantando a Podemos en la primera plaza y dejando ambos al PSOE de nuevo en la tercera y a Ciudadanos como cuarta, posición que parece que consolida el partido de Albert Rivera, convertido en alternativa ciudadana al extremismo de los de Pablo Iglesias, que han perdido fuerza con respecto a la última encuesta.

Eso sí, todo el mundo sabe que las encuestas dependen mucho de quién las encarga y a lo máximo que hay que hacerles caso es a las tendencias que marcan, más allá de tomarlas ‘a rajatabla’.

Y en mitad de todo ese panorama, hablando de Ciudadanos, el candidato a la alcaldía de Almería, Miguel Cazorla, presentaba ayer su renuncia temporal, hasta que no se sustancie el juicio que tiene pendiente por apropiación indebida. Si sale absuelto, volverá a presentarse; si no, ya se verá.

Lo que está claro que es, una vez más, queda claro que nadie está libre de pasar por delante de la justicia, lo cual no convierte a nadie en culpable. Dicho de otra manera, ni los políticos son corruptos por el hecho de serlo, ni los nuevos políticos surgidos del movimiento ciudadano están exentos de posibles casos con la justicia, ni es cierto que cualquiera de ellos son culpables por el mero hecho de estar procesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>