El momento político en Almería

Tomás López (foto Diario de Almería) • Almería

190115

A nadie se le escapa que 2015 es un año políticamente vibrante, apasionante e incluso convulso. En mayo llegarán las elecciones municipales y, a la vuelta del verano, las catalanas y las nacionales, con más incertidumbres y temas importantes sobre la mesa que nunca desde que España es una democracia parlamentaria nacida de la constitución de 1978. Nunca antes unas elecciones autonómicas ponían sobre la mesa la posibilidad de independencia de una parte del territorio español; nunca antes cuatro o hasta cinco fuerzas políticas optaban con tanta ambición a tanto número de alcaldías en España; nunca antes un partido político se había colado en la supremacía de PP y PSOE; hay muchas cosas que pasan por vez primera en este momento político de nuestro país. No toca, en este espacio de Almería Al Día, hablar ni de las catalanas ni de las nacionales, sino de la provincia de Almería.

Y en ese ámbito también hay mucho en juego, gran cantidad de novedades y elementos y aspectos que nunca antes se habían dado. Por ejemplo, en la capital no parece que haya mucha más cera que la que arde, es decir, el PP ganará con mayoría absoluta, el PSOE subirá porque es complicado bajar más de lo que estaba (nunca antes había tenido tan sólo siete concejales) y hay que ver qué pasará con otras cuatro formaciones, que presentan bastantes interrogantes: por un lado, Ganemos (el Podemos municipal), que no termina de arrancar y de él pueden depender los resultados de los otros tres; por otro, Ciudadanos, que aparece como tercera fuerza política a nivel nacional y como alternativa ciudadana a las radicalidades de Ganemos o Podemos, pero que en Almería aún no da demasiado que hablar; Izquierda Unida, cuyos resultados están directamente vinculados a la solidez que sea capaz de ofrecer Ganemos; y UPyD, que hace un año era la gran alternativa a las formaciones tradicionales y que ahora, con tanto movimiento ciudadano, presenta muchas dudas en cuanto a sus resultados.

Pero mucho más apasionantes se presentan las cosas en la provincia, sobre todo en municipios medianos donde el PP no parece tenerlo tan claro como en la capital, El Ejido y Roquetas, pero en los que se va a jugar también buena parte del pastel de la Diputación. En Roquetas no parece que vaya a haber problemas para Amat, aunque ha sido uno de los primeros municipios en conocerse el candidato de Ciudadanos, que ya está activo en las redes sociales. En El Ejido todo apunta a otra victoria categórica de Paco Góngora, pero luego hay tres municipios donde hay más incertidumbre de lo habitual.

En Adra, la lucha PP-PSOE se presenta encarnizada, aunque con muchos invitados a esa lucha que, seguramente, acabarán por tener forma de llave del gobierno; dicho de otra manera, quien logre atraerse el voto de los Ganemos, IU, UPyD o Ciudadanos, si es que los cuatro presentan listas sólidas, será el próximo alcalde. Algo similar ocurre en Níjar, donde el PP gobierna esta legislatura con tan sólo un concejal de margen, cuando dicho partido cosechó en la provincia y en el resto de España los mejores resultados electorales de la historia. Habrá que ver allí qué factura pasa el desgaste del gobierno y qué partidos entran en el juego de los pactos, si como es muy factible, nadie logra la mayoría absoluta. Ojo porque se trata de un feudo en el que el PA tuvo dos concejales en la última cita municipal. Y en Vícar, feudo socialista durante la casi totalidad del período democrático actual, la actual debilidad del PSOE nacional y la proliferación de alternativas por la izquierda ponen a prueba la fortaleza de Antonio Bonilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>