El lío que sale de las urnas. ¿Elecciones?

José María Sánchez Cañabate · Almería

211215

Tampoco es muy sorprendente. Se podía esperar que lo de ayer, más allá de ser unas elecciones, no eran la solución de lo que va a pasar en España durante los próximos cuatro años. Anoche simplemente se pusieron las viandas sobre la encimera, pero no se encendió ni un fuego en la cocina, no se llegó a poner en marcha el horno ni la vitrocerámica.

La realidad de la configuración de esta realidad política empieza ahora, hoy, en las próximas semanas hasta el 15 de enero. Hablando de los resultados en España, más que un artículo podría escribirse un libro. El PP ha ganado las elecciones, en la peor victoria de su historia. Necesita algo más que el apoyo de un partido para gobernar, pero el gran peligro es que sean otros los que sumen apoyos y esta era popular se quede en tan sólo los cuatro años de Rajoy hasta ahora.

El PSOE, que en algún momento de la campaña parecía desahuciado, sigue siendo segunda fuerza y principal candidato si no gobierna Rajoy. Pedro Sánchez, que estuvo chabacano en el debate cara a cara, ayer estuvo señor, felicitó al ganador y le cedió el primer turno para intentar formar gobierno, aunque en su frase la palabra principal fue ésa: “intentar”.

El líder de Podemos, el inefable Pablo Iglesias, fue el único que salió a la palestra sacando pecho, dictando a los demás lo que hay que hacer y hablando en plan presidente… con 69 escaños. Una demostración más de su desfachatez.

El discurso de Ciudadanos y Albert Rivera fue parecido al de Sánchez, hablando de diálogo, de nueva etapa y de disposición a entablar rondas y conversaciones para conseguir un buen escenario para los españoles.

En clave almeriense, el PP se ha dejado nada menos que dos diputados, que se reparten entre Ciudadanos y Podemos, éste con un candidato que ha declarado no conocer casi nada de Almería y que casi se ha limitado a contar chistes en sus mítines. El PSOE, mientras, ha conservado sus dos escaños, lo cual es un buen resultado dado el panorama.

Ahora habrá que ver qué significan estos resultados para la provincia, en la que, por cierto, se quedan sin representación en Madrid pesos pesados del PP como Eloísa Cabrera y Jesús Caicedo, en favor del emergente Diego Clemente de Ciudadanos, que ahora habrá de abandonar su puesto de concejal en Roquetas; y del citado candidato de Podemos.

Para completar el panorama, sólo un dato: el PP tiene mayoría absoluta en el Senado, lo cual significa que si no gobierna en el Congreso y, por tanto, en el Ejecutivo, puede bloquear prácticamente cualquier iniciativa legislativa.

No descarto, por tanto, que la solución a corto plazo, de aquí a dos meses, sea unas nuevas elecciones, en lo que sería una peligrosísima deriva de ingobernabilidad en el país.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>