El liberalismo y el agua para las familias en riesgo

José María Sánchez Cañabate · Almería

 210415

El Ayuntamiento de Almería lleva hoy a pleno una iniciativa destinada a que las familias en riesgo de exclusión del municipio vean reducida su tasa de agua, no teniendo que pagar sus primeros 15.000 litros de consumo. Se trata de una medida que, dicen fuentes municipales, afectará a 2.000 familias, que no tienen ni para pagar el agua con regularidad y seguridad.

En ‘Almería Al Día’ no ocultamos que nuestra mentalidad es claramente liberal y ocasiones como ésta nos permiten demostrar que el ser liberal no significa pasar olímpicamente de los problemas de la gente que tiene necesidad.

Sí, amigos, estamos absolutamente de acuerdo con la medida. Es más, nos parece que llega tarde, que además no ‘se vende bien’ el hacerla a un mes y medio de las elecciones (sin que ello signifique que nosotros pensemos que es electoralista, sino que simplemente no está hábilmente ubicada en el calendario) y debe ir acompañada por otras medidas que nos permitan ayudar a tantas y tantas personas que lo están pasando mal aquí al lado, en nuestra propia ciudad.

La condición de liberal tan sólo significa que estamos a favor de que sea el mercado el que regule las condiciones normales en las que ha de desarrollarse la vida social, económica y también política de un estado, una comunidad o un municipio.

Sin embargo, junto a ese desarrollo normal, existen y deben existir excepcionalidades, con sus consiguientes tratos excepcionales. Es evidente que las familias deben tener un igual trato a la hora de hacer frente a sus tasas e impuestos, pero del mismo modo hemos de procurar, entre todos, que quienes no pueden permitirse unas mínimas condiciones de vida, reciban la ayuda de la sociedad, por medio de las administraciones, para poder tener ese desarrollo digno.

Es lo mismo que ocurre con la ‘okupación’ de pisos. Es una práctica que es y debe ser siempre ilegal, así como perseguida por las administraciones y los poderes públicos. Sin embargo, son esos mismos poderes los que deben trabajar para que quienes realmente no pueden permitirse una vivienda (que no todos los ‘okupas’ están en esa situación) tengan acceso a ese derecho básico.

Si el gobierno, sea de la institución que sea, se conciencia de ese problema, a buen seguro que encontrará una partida en sus presupuestos para resolver este problema, como ahora en Almería se va a resolver, esperemos que así sea, el del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>