El ‘delito’ de aceptar el cargo de presidente de mesa electoral

José María Sánchez Cañabate · Almería

 220715

Lo primero que tengo que decir es que me parece absolutamente absurdo que un candidato a unas elecciones no pueda ser presidente de mesa. Este tipo de tipificaciones legales presupone que en una mesa electoral, el presidente puede contar los votos a su antojo y no siguiendo la más estricta legalidad. Y si esto es así, presupondrá también que los apoderados e interventores de cada partido que comparten con él la propia mesa estarán mirando al techo.

Pero puestos a admitir que la ley está así y debe ser cumplida por todos, lo que tampoco acaba uno de entender es que quienes controlan el proceso de elección de presidentes y vocales de mesa no crucen estas designaciones con la base de datos de candidatos, que tampoco sería tan complicado y, por tanto, eliminen a los que legalmente no puede ejercer tal responsabilidad, es decir, a los propios integrantes de listas electorales.

Con esto no quiero decir que Ramón Fernández Pacheco, concejal en su día de Cultura y hoy por hoy de Urbanismo en el Ayuntamiento de Almería haya estado especialmente hábil, ejerciendo como presidente de mesa cuando la ley no lo permite. Él mismo ha reconocido su fallo, aduciendo que no conocía que esto fuera así. Está claro que a nuestros políticos hay que exigirles bastante más diligencia y conocimiento de la ley, puesto que de lo contrario nos pueden hacer bastantes flacos favores.

Pero de ahí a que Fernández Pacheco haya cometido un delito, en esencia, creo que hay bastante trecho. En realidad, si la ley dice que no podía ejercer tal puesto y lo hizo, legalmente lo habrá cometido; pero que la administración te designe presidente de una mesa cuando legalmente no puedes ejercer como tal y tú cumplas con esa designación tiene difícil encaje moral, lógico y real en la catalogación de delito.

En cualquier caso, tampoco nos parece mal que UPyD presentara la correspondiente denuncia. Es más, ésta demuestra que el partido fucsia está más atento a lo que pasa en la actualidad política municipal que muchos de los que tienen la representación institucional de la que ellos carecen.

Pero la realidad es que, a pesar de ser llamado como imputado, el acta redactada por los vocales de mesa, recoge que no participó en el recuento de votos y “no se formularon quejas, denuncias o incidentes relativos al derecho al voto de los miembros del censo de la mesa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>