El bus de El Puche

Álvaro Fuentes Soler (foto Ideal) · Almería

 DOCU_IDEAL

La decidido, al menos temporalmente, el Ayuntamiento de Almería, suprimir dos paradas de autobús en el barrio de El Puche, debido a que los vehículos que cubren esta ruta estaban recibiendo pedradas de algunos iluminados con bastante asiduidad.

El tema no es sencillo, porque por un lado está la integridad física de los usuarios y empleados del autobús urbano y también la necesidad de tomar medidas contra los imbéciles que siguen emprendiéndola contra todo lo que es de todos; y por otro están los afectados por la medida, que no tienen ninguna culpa y que de buenas a primeras se quedan sin servicio.

Está claro que ninguna medida es perfecta ni idónea, pero esto de la violencia contra todo y contra todos empieza a vivir una intensidad tan creciente que da miedo y al mismo tiempo urge respuestas y soluciones.

Si yo fuera alcalde o concejal del ramo, no sé si hubiera suprimido las paradas, pero sí sé que algo habría hecho. La ciudad no puede vivir asumiendo que hay gentuza que tira piedras a los autobuses, que rompen estatuas y pintan en las paredes, que rompen cristales de marquesinas y arrancan las pocas cabinas de teléfono que van quedando, que nos dan por el saco a todos los que nos conformamos con vivir en paz y sin meternos con nadie.

Llevamos tiempo, aquí en ‘Almería Al Día’, diciendo que hay que acabar con toda esta gente, no en el sentido físico de la expresión, sino con su actividad absurda y dañina. Parece evidente que la solución de quitar las paradas del bus en todo un barrio no es la solución, pero tampoco podríamos decir exactamente cuál es.

Está claro que la educación y la escuela tiene mucho que ver en esto, pero ese tipo de soluciones son a medio y largo plazo. En el corto plazo, no queda más remedio que actuar con medidas contundentes y, en este sentido, extraña que las fuerzas de seguridad no puedan entrar en ése o en cualquier otro barrio donde se den este tipo de problemas y coger de la solapa a los ‘tirapedreros’ y darles un buen susto.

Ya está bien de que la mayoría aguantemos cómo se burlan de la ley y se escaquean de ella unas minorías que hacen mucho daño al colectivo. Y luego salen otros imbéciles por ahí dando puñetazos en público y siendo jaleados por ello por otros más imbéciles que ellos aún. Ya está bien de todo esto; ya está bien de tanta violencia.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>